miércoles, 25 de junio de 2014

La guerra de Vietnam fue el conflicto bélico más importante de la Guerra Fría



El 25 de junio del año 1950 las tropas de Corea del Norte traspasaron su frontera sur, fijada en el paralelo 38, e invadieron Corea del Sur. Comenzaba el primer conflicto armado que enfrentaba, aunque de manera algo soterrada, a las dos potencias hegemónicas mundiales, los EEUU y la URSS.

Como complemento al capítulo del libro Mis Mentiras Favoritas que lleva el mismo título, hoy vamos a complementar la información que allí se recoge analizando la escasa repercusión que, hoy día, tiene esta guerra en el imaginario popular.


En el capítulo del libro MisMentiras Favoritas no sólo se explica pormenorizadamente este conflicto, aún inacabado y cerrado en falso. También se llama la atención sobre el escaso recuerdo que de él se tiene. Algo bastante sorprendente dadas las circunstancias del armisticio, pues aún a día de hoy no hay ninguna paz firmada. (Podéis ver el texto del armisticio en castellano en la sección de documentos).

Para algunas personas esto puede parecer un simple formalismo pero, en realidad, su importancia es enorme. Mucho más si tenemos en cuenta el militarismo de Corea del Norte, el apoyo que podría ofrecerle China (muy probable, aunque de momento no confesado) y la situación de dependencia militar, respecto a EEUU, que tienen los dos países prooccidentales de la zona, Corea del Sur y Japón. Si a ello sumamos que Corea del Norte tiene bombas nucleares en su arsenal militar no es extraño pensar que muchos vaticinen allí el comienzo de la próxima guerra mundial.

La crisis económica actual que afecta a Europa ha tenido, como novedad respecto a crisis anteriores, un escaso reflejo en la política exterior de los países afectados. El hecho de pertenecer a una entidad superior (la UE) y haber librado dos grandes conflictos armados en el siglo pasado, aún de penoso recuerdo, son las causas de esas moderación exterior. Las medidas adoptadas por los distintos estados miembros pueden ser reprochables en muchos aspectos, pero no han servido de excusa para organizar aventuras exteriores que intentaran hacer olvidar crisis internas.

Esto era así hasta el desafío ruso en Ucrania. Por primera vez vemos la ruptura del consenso internacional respecto al respeto mutuo de fronteras. Rusia está afectada por una grave crisis interna y estas acciones no dejan de ser intentos desesperados de unificar el sentimiento nacionalista ruso ante los efectos de la crisis interna.

Estas mismas medidas podrían ser adoptadas por chinos o norcoreanos en un futuro. Todos los economistas predicen una crisis de la economía china a corto o medio plazo. Es imposible mantener sus niveles de crecimiento por mucho más tiempo. Máxime con el sistema de gobierno tan escasamente democrático que posee.

Igualmente, el pretendido aislamiento norcoreano no puede durar indefinidamente. Y uno de sus objetivos prioritarios es unificar bajo su bandera toda Corea. La incógnita sobre el inicio de una nueva guerra en Corea no es la de si realmente comenzará, sino, la contrario, cuando será el inicio de las hostilidades. Y mucho me temo que vendrá precedida de una crisis económica en el gigante asiático.

Se suele decir que la Historia nunca se repite y que de nada sirve estudiar el pasado para evitar errores futuros. Es cierto, a grandes rasgos. La Primera Guerra Mundial tuvo, entre sus causas principales, el deseo de expansionismo de unas potencias sobre otras. La Segunda Guerra Mundial fue producto de un conflicto bélico cerrado en falso y de una crisis económica que aupó al poder a un loco como Hitler. Perdónenme los especialistas en relaciones internacionales si digo un disparate, pero creo que en el ámbito asiático-coreano se pueden dar todas esas condiciones al unísono. Y si algo tengo claro tras estudiar Historia es que el ser humano tiene unas pasiones y defectos que le acompañan desde el inicio de su existencia. La Historia no se repite, pero las pasiones desatadas ante ciertos acontecimientos si que lo suelen hacer.

Por todo lo anterior, creo que resulta mucho más interesante, para la sociedad actual, conocer la Guerra de Corea y sus consecuencias actuales. Mucho más que seguir recordando, por ejemplo, un conflicto cerrado y caduco como fue la Guerra de Vietnam.

Puesto que la mayoría de personas acceden al conocimiento histórico a través de la televisión, resulta interesante comparar el número de películas y series dedicadas a los dos conflictos anteriores.

Si pensamos en películas basadas en la Guerra de Vietnam nos pueden saltar varios títulos de repente: El regreso (1978), El cazador (1978), Apocalypse Now (1979), Platoon (1986), La chaqueta metálica (1987), Good Morning, Vietnam (1987), Bat 21 (1988), Nacido el 4 de julio (1989), El cielo y la tierra (1989), Cuando éramos soldados (2002)… La lista, según filmaffinity, asciende a más de cien películas. Y si os fijáis en las fechas, no es casualidad que el mayor número de películas se concentrara en la época coincidente con el final de la URSS.

Sobre las películas de Vietnam existe una interesante curiosidad. Tras el final de la guerra apenas se realizaron películas sobre el conflicto, como si la vergüenza colectiva impidiera tocar aquél tema. Luego, en los años setenta, comenzaron a aparecer productos de clara denuncia sobre la guerra en sí misma. El significado de este tipo de películas cambiará en los años ochenta, durante el gobierno de Reagan, donde vemos las típicas hazañas bélicas que transmiten el ensalzamiento de los valores americanos. Será la época de los superhéroes americanos tipo Rambo. Y entre la denuncia y la actitud reaccionaria se movieron, a partir de entonces, las películas basadas en Vietnam.

Volviendo a Corea, ¿conocéis alguna película basada en la Guerra de Corea? A bote pronto os costará recordar alguna. Hasta el cambio de siglo, las películas sobre este conflicto habían sido, en su totalidad, realizadas por los EEUU. Aunque podemos pensar en cierta escasez, lo cierto es que sí que hubo cine basado en esta guerra. Aunque si miramos la lista que nos ofrece filaffinity asciende a poco más de una veintena.

El problema es que a pocos les sonarán estas películas, y muchos jamás las habrán visto.

Masacre en Corea. Picasso. 1951. Museo Picasso de París.


A continuación tenéis un listado cronológico de las películas sobre la Guerra de Corea:



1.     Casco de acero (1950),
2.     A bayoneta calada (1951)
3.     Corea hora cero (1952),
4.     Hombres de infantería (1953),
5.     Campo de batalla (1953),
6.     Los puentes de Toko-Ri (1954),
7.     La colina del adiós (1955),
8.     Traidor a su patria (1956),
9.     Infierno en Corea (1956),
10. Labios sellados (1957),
11. La colina de los diablos de acero (1957),
12. Sayonara (1957),
13. Himno de batalla (1957),
14. Entre dos pasiones (1958),
15. La cima de los héroes (1959),
16. El mensajero del miedo (1962),
17. Soldado o cazador (1962),
18. Silencio de muerte (1963)  
19. M.A.S.H. (1970),
20. MacArthur, el general rebelde (1977).



Tenemos un gran número de películas en los momentos posteriores al conflicto, como es lo habitual, y luego, casi el completo olvido. No obstante, la lectura de estas películas difiere bastante de las realizadas, por ejemplo, sobre la Segunda Guerra Mundial, el conflicto más cercano en tiempo.

Aunque en varias de las películas citadas vemos las típicas hazañas bélicas del género, en muchas notamos unas características propias que le define de forma diferenciada respecto a otras películas bélicas.

Por ejemplo, desde muy temprano, vemos cierta denuncia de la guerra en sí misma y de la violencia que genera (Casco de acero). De hecho, suelen contener bastante violencia y muestran toda la crudeza de la guerra. Los soldados que realizan gestas heroicas se encuentran bastante desmitificados (Soldado o cazador). Y de hecho, incluso se llega a denunciar el falso heroísmo (La colina de los diablos de acero). Igualmente, existen películas donde la culpabilidad de la guerra está más o menos velada (Los puentes de Toko-Ri).

Todo ello lo diferencia enormemente del cine basado en la Segunda Guerra Mundial, donde la práctica totalidad de productos obedecen a fines de propaganda. Mucho tuvo que ver, creo yo, la opinión desfavorable de la población estadounidense respecto al conflicto coreano.

Afortunadamente, con el cambio de siglo, el cine coreano ha vuelto a rememorar este conflicto a través del cine con Lazos de Guerra (2004), Welcome to Dongmakgol (2005), Into the Fire (2010) y The Front Line (2011). Y también tenemos un título australiano Birthday Boy (2004). Esperemos que gracias a estos títulos el cine sobre la Guerra de Corea vuelva a estar de actualidad y el gran público pueda acercarse a esta guerra tan poco conocida en nuestro país.


FUENTES:


http://www.blogdecine.com: La Guerra de Corea en el Cine.

http://www.xtec.cat/~xripoll/corea.htm: Las guerras de Corea y Vietnam en el cine.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...