domingo, 15 de junio de 2014

Día 3: Martes 15 junio 2010 Monasterio de Samos-Portomarín



Hoy iniciábamos una etapa, a priori, muy dura, pues debíamos recorrer unos 35 Km., algo inédito para nosotros.


La noche había sido difícil. El albergue estaba a rebosar y muchos peregrinos no fueron demasiado cívicos, por decirlo finamente. Dejando a un lado los ronquidos y las levantadas nocturnas para aliviar la vejiga, todo ello comprensible, lo que no es de recibo es despertarte entre la noche debido a quejidos, eructos y flatulencias varias. El resultado fue que dormimos poco y entrecortado. Por lo que no nos costó nada pirarnos pronto. A las 6:30h ya estábamos con la mochila a cuestas. De todos modos, no penséis que éramos los primeros. A eso de las 5:00h hubo una pequeña estampida de los más agonías.

No era la mejor manera de iniciar la dura etapa que teníamos por delante, pero no había otra. Además, el cuerpo, aunque resentido, nos respondía bien en los primeros pasos.

El tramo hasta llegar a Sarria fueron unos 11 Km. caminando por plena vegetación, con bonitas vistas y rincones encantadores. No obstante, se nos hizo un poco largo, síntoma de que las fuerzas no eran las adecuadas.

En Sarria comimos donuts para desayunar y nos vimos lo principal, la iglesia y la rúa Maior, que posee muchos albergues y comercios. Hay que tener en cuenta que para gran parte de los peregrinos esta es su etapa de salida, por encontrarse próxima al hito kilométrico 100 que resta hasta Santiago (distancia mínima para ganar la Compostela). Tal vez, sabiendo eso, debíamos haber reconsiderado nuestro objetivo del día. Ahora íbamos a comenzar una etapa de 22 Km. con unos 12 Km. a la espalda. No estábamos preparados para afrontarla, pero entonces no nos percatamos de ello. Yo estaba entretenido en coger agua de una fuente junto a la iglesia, pero al hacerlo me puse perdido debido al mal funcionamiento del botón. Menos mal que con buen tiempo la ropa se seca rápidamente.

Existe una pequeña subida hasta llegar al Convento de la Magdalena, donde admiraremos unas vistas impresionantes de esta ciudad desde el mirador situado junto a un crucero. Luego se sale de esta localidad a través de una pronunciadísima pendiente, la cual soy incapaz de recorrer de forma normal. Resulta que a mis rodillas las bajadas le cuestan mucho más que las subidas, y frenar tanto peso es doloroso. A mi mujer se le ocurre que baje de espaldas, cosa que me funciona muy bien.

El siguiente tramo es muy bonito, de nuevo cruzando lugares boscosos, vadeando ríos y hasta pasando unas vías del tren. Pero las continuas subidas y bajadas por terreno abrupto nos machacan cada vez más. No obstante, lo peor estaba por llegar.

Sería a la altura del kilómetro 105 cuando el camino inicia su paso pr veredas junto a campos de labor. Veredas llenas de barro y charcos con subidas y bajadas muy empinadas. Además, el Camino habitual estaba cortado por obras y el provisional debía ser de 2ª división regional. Era más largo y estaba casi impracticable. Hasta el kilómetro 100 fue un auténtico infierno. Estábamos doloridos, enfangados y más que caminar nos arrastrábamos. Las palabras no bastan para describir esta experiencia. ¡Hay que vivirla!

El dolor que tenía en la rodilla era de tal magnitud que tuve que parar forzosamente o me habría caído redondo. Debían ser las 14:30h y aún no habíamos tenido ocasión de comer.

Unos metros antes de llegar al pueblo de Morgade se encuentra el hito kilométrico 100. Como buenos peregrinos nos hicimos unas fotos para recordar tal hazaña y charlamos con una pareja de italianos que rondarían los cincuenta y muchos años. La casualidad hizo que nos volviéramos a encontrar en Santiago días después, lo que nos alegró mucho a todos que ambos pudiéramos haber llegado al final. Resulta curiosa la fraternidad y complicidad que puedes adquirir con personas que comparten una misma experiencia vital.

Un par de peregrinos a los que les faltan 100 kilómetros para llegar a Santiago


Tan sólo quedaban 2 Km. para llegar a Ferreiros, lugar donde habíamos decidido pernoctar. Fueron 2 Km. muy duros, pero mucho más llegar y comprobar que el albergue estaba lleno. En ese momento creímos desfallecer. ¡No podíamos con nuestra alma  y debíamos continuar! Nos encomendamos al Apóstol Santiago y el debió darnos las fuerzas necesarias para proseguir.

Antes, no obstante, decidimos comer de menú en el restaurante del lugar para recuperar algo las fuerzas, y añadirle algún que otro “nolotil”. Que toda ayuda a las intenciones del santo seguro que era bienvenida.

En nuestro camino hasta Portomarín (distaban unos 9 Km. desde Ferreiros) tuvimos tramos de carretera y zonas embarradas, pero la diferencia era que no tuvimos que superar grandes cuestas (salvo una al inicio). Eso hizo que el trayecto fuera mucho más llevadero que el recorrido por la mañana.

Andados 3 Km., en el punto kilométrico 95, vimos un albergue muy cuco y no nos lo pensamos. Hasta aquí habíamos llegado por hoy. Aquí, en el albergue de Mercadoiro pudimos asearnos, curar las ampollas de mi mujer y descansar nuestros maltrechos cuerpos. Quedaban 5 Km. hasta Portomarín, pero esos los haríamos mañana. Decidimos cenar en el restaurante del albergue un buen bocadillo de calamares, recordamos, como es habitual en los madrileños, los típicos de la Plaza Mayor, y nos marchamos a descansar. Las habitaciones eran pequeñas, con 3 o 4 literas por sala. Tuvimos la suerte de estar sólo nosotros en la habitación, por lo que esta noche dormimos a lo grande.

Hoy habíamos caminado unos 33 Km. y teníamos claro que esto había superado nuestro límite físico, ¿o no?





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...