jueves, 25 de diciembre de 2014

Jesús nació el 25 de diciembre




¡Me encanta la Navidad! Si no existiera deberían inventarla. Una época donde todo es alegría, donde las calles se iluminan de manera artística, donde gastamos sin medida en regalos, donde vemos la magia en los ojos de los niños subidos a las rodillas de algún rey Mago, donde nos damos comilonas sin importar el porcentaje de ácidos grasos saturados que entran en nuestro cuerpo, donde abusamos, un poquito, del alcohol y donde nos juntamos toda la familia a pasar unos ratos agradables.

Esto es la Navidad para muchas personas. Para otras será todo esto, más la celebración del nacimiento de Jesucristo, que es el acontecimiento que da sentido a todo ello. Muchos aborrecerán la fiebre materialista y consumista en que se ha convertido una fiesta cristiana de recogimiento. Para otros es la excusa que necesitan para ser “buenos”, al menos, unos días al año. Y para otros, la fiesta cristiana dejó de tener sentido hace mucho tiempo, pasándose al lado “oscuro” de Papa Noel. O no celebrando nada, que en tiempos de crisis no se puede derrochar.

En esta época, mientras coloco las figuras del Belén, o cuando canto algún que otro villancico a mi hijo Marcos, para que coma la papilla, no puedo dejar de preguntarme sobre la veracidad de todos estos rituales que hacemos tan mecánicamente. ¿Nadie se ha preguntado si Jesús nació realmente el 25 de diciembre del año 0? ¿Os interesa saber la verdad al respecto? Si vuestra respuesta es afirmativa os interesará seguir leyendo.



A continuación voy a intentar responder, de la manera más clara y menos confusa posible, diversas preguntas escabrosas que implican la celebración de la Navidad. Seguro que muchas respuestas os sorprenderán.

¿Nació Jesús el 25 de diciembre? Categóricamente, no.

En ningún lugar de la Biblia ni en ningún evangelio, canónigo, gnóstico o apócrifo que consultemos obtendremos tal información. Ninguna fuente escrita conocida refiere nada sobre la fecha exacta del nacimiento de Jesús, entre otras muchas cosas, porque se trataba de una persona común más de aquella época.

El único dato que podemos utilizar para conjeturar la fecha de nacimiento de Jesús es el que aparece en el evangelio de Lucas (2:8): “Habían pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño”. Teniendo esto en cuenta,  Jesús no pudo nacer en diciembre, pues los pastores guardaban sus rebaños a partir de finales de octubre, debido a las lluvias y fríos. Por tanto, Jesús tuvo que nacer entre marzo y octubre.

¿Por qué celebramos entonces el 25 de diciembre el nacimiento de Jesús? Pregunten a la Iglesia.

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano, se encontró con muchas dificultades para erradicar ciertos cultos paganos. Una de las formas más habituales de hacerlos olvidar fue superponiendo celebraciones cristianas con fiestas paganas. De esta forma, el 25 de diciembre se eligió porque en Roma se celebraba la fiesta del Sol Invicto, asociada al nacimiento de Apolo. Además, en aquellos días los romanos también celebraban “Saturnalia”, una época de “vacaciones” donde se celebraba el solsticio de invierno y se intercambiaban regalos y presentes en la familia. A la Iglesia le pareció genial colocar aquí el nacimiento de Jesús y esta fecha se celebra de manera oficial desde mediados del S.IV de nuestra era. Hoy día nadie recuerda la celebración romana, pero la Iglesia no ha podido erradicar la existencia de regalos en estas fechas, por muy materialista y moderno que nos pueda parecer hoy día.

¿Nació en el año 0? Pues resulta que no.

Los únicos evangelios que tratan sobre el nacimiento y la infancia de Jesús son los de Mateo y Lucas. Y resulta que son tan sumamente diferentes que resulta muy complicado hacerlos coincidir en algo. La fecha de nacimiento es uno de los temas de debate. Ambos hablan de que Jesús nació en tiempos de Herodes el Grande, aunque Lucas es más preciso, al referirse a un censo universal elaborado por los romanos. Sólo conocemos un censo romano en aquella época, realizado por Quirino, una vez muerto Herodes el Grande, hacia el año 6 d.C. Por tanto, aunque ambos parecen decir lo mismo, lo cierto es que difieren en unos diez años.

Si consultamos un poco la Historia, descubriremos que Herodes el Grande murió el año 27 del principado de Augusto, lo que se corresponde con el año 4 antes de Cristo. Si a ello añadimos un par de años más de vida de Jesús en Belén desde que nació (según nos cuenta Mateo), la fecha más probable es alrededor del 6 a.C. 

El error de cómputo se lo debemos achacar al monje Dionisio el Exiguo, quién realizó en el S.VI d.C. un calendario nuevo para que los cristianos pudieran contar los años desde una fecha importante para sus creencias y no desde la fecha de un rey pagano. El problema fue que se equivocó al contar hacia atrás y se comió unos 4 años en donde Augusto reinó con el nombre de Octavio. Además, por ser malos con él, se olvidó tener en cuenta el año 0 en sí mismo. De esta forma, Jesús nació unos días antes del año I a.C. y rápidamente pasó al año I d.C. sin haber cumplido el mes de vida.  

¿Nació al menos en Belén? Pues va a ser que tampoco.

Mateo y Lucas dicen que si, pero Marcos y Juan, sin decir nada, nos lo dicen todo al referirse siempre a Jesús como Jesús de Nazaret. Era una tradición antigua muy arraigada adjuntar al nombre el lugar de su nacimiento, por lo que si Jesús hubiera nacido en Belén se le hubiera conocido como Jesús de Belén, cosa que en ningún lugar se ha escrito.

Los evangelios de Mateo y Lucas, en lo referente a la infancia de Jesús, son hoy día considerados más teológicos que históricos, es decir, sus hechos no pueden ser considerados verdades históricas, sino relatos con el objeto de aumentar la fe del creyente. En el caso del nacimiento de Jesús la cosa es muy clara.

Puesto que la profecía de Miqueas decía que el próximo Mesías nacería en Belén, estos evangelistas cambiaron el lugar de nacimiento de Jesús para hacerlo coincidir con la profecía. Y no sólo eso. También inventaron toda una genealogía que corroborara definitivamente tal profecía. Pero como era inventada, pues Lucas y Mateo no coincidieron en casi nada.

¿Sabemos cuando nació? No, y creo que nunca lo sabremos, pues nadie se molestó en dejarlo por escrito.

¿Qué sabemos realmente del nacimiento de Jesús? Que fue en primavera, verano o principios del otoño como mucho. Que fue en Nazaret. Que debió ocurrir hacia el 6 a.C. Y que nadie se enteró de ello.

Pero, el belén, la estrella y los reyes magos son ciertos, ¿verdad? Siento quitaros la ilusión, pero lo más probable es que no sea cierto nada de eso.

En el único evangelio en donde se refiere la narración de los reyes venidos de oriente, siguiendo la estrella hasta el portal, y la persecución posterior de Herodes contra los niños menores de dos años es el de Mateo. Sin otra fuente en la que contrastar tales noticias, y teniendo en cuenta que el evangelio de Lucas (el otro que trata de la infancia de Jesús) nada nos comenta de esto, debemos suponer que nada de lo que cuenta es cierto. Pero además, existen otras pruebas en contra de Mateo:

- La historia de una estrella que llega a Belén para anunciar el nacimiento del Mesías debió ser un hecho tan maravilloso que debería haber sido recogido por alguna otra fuente histórica. Y no tenemos ninguna noticia de tal hecho en ninguna otra fuente escrita.
- El episodio de los Magos llegados de Oriente es bastante inverosímil, máxime teniendo en cuenta que el nacimiento de Jesús, en su época, no causó ninguna  conmoción. Incluso su misma familia, por lo que se desprende del relato de Marcos, ignoraba la importancia de Jesús. Y Lucas nada dice de ello. Al contrario, comenta que llevaron al niño a circuncidar en Jerusalén y que luego se instalaron tranquilamente en Nazaret.
- Lo anterior desmiente completamente la persecución de Herodes, la conocida “matanza de los inocentes”. Esta historia es muy similar a la matanza de niños hebreos que aparece en el Antiguo Testamento (Éxodo 1,22), siendo la intención de Mateo subrayar que Jesús era el nuevo Moisés, pues fue él el protagonista de tal relato.

Las historias que nos cuenta Mateo sobre lo que rodeó al nacimiento de Jesús las podemos explicar como relatos legendarios que pretendían glorificar y engrandecer a la figura de Jesús. Y este procedimiento ya lo había usado Herodoto al referirse al rey persa Ciro y lo realizaría Plutarco con Alejandro Magno. Por tanto, ni estrella, ni reyes magos ni persecución de Herodes. El castillo, en cambio, si lo podemos poner tranquilamente.

Teniendo en cuenta todo lo anterior a más de uno se le quitará las ganas de seguir poniendo el Belén. No era esa mi intención.

Si os gusta poner el Belén en Navidad debéis seguir poniéndolo. Ahora bien, debéis tener claro lo que estáis haciendo. No se trata de conmemorar hechos históricos, sino de recordar un nacimiento muy importante para los cristianos del que apenas tenemos noticias. Las únicas que tenemos son un bonito cuento de navidad. Pues bien. Disfrutemos de este cuento. Generalmente resulta más divertida la ficción que la cruda realidad. Y si lo pensáis un poco, al ser humano le gustan más las epopeyas, las leyendas y los misterios que las verdades cotidianas.



Triptico de Santa Colomba. Roger van der Weyden. Alte Pinakothek. Munich 1450-1455


Que la Historia nos abra los ojos no significa que, aún sabiendo la verdad, no podamos seguir soñando.

Lo realmente grave es pensar que el sueño es la auténtica realidad. ¡Que se lo digan a Neo, de Matrix…!

Espero que os gustara mi pastilla roja, amigos.

Ah, por cierto.                                    


                                          ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Feliz Navidad!!!!!!!!!



P.D.: Si os ha gustado este breve artículo os encantará el nuevo libro sobre mentiras históricas que está a punto de salir a la venta, pues toda esta información se basa en uno de los capítulos del mismo.

En breve os informaré sobre la fecha de publicación.
 
FUENTES:

Piñero, A.: "El Nacimiento de Jesús". La Aventura de la Historia Nº158. Dic 2011

Vidal, J.: "Jesús antes de cristo". Revista Clio. Dic 2008

Borg, M.J. y Crossan, J.D.: La primera Navidad. Lo que los Evangelios enseñan realmente acerca del nacimiento de Jesús. Estella. VErbo Divino. 2009.

Galduf, A.: "Aproximaciones a la fecha exacta del nacimiento de Jesús". Arquehistoria. Disponible en: http://arquehistoria.com/jesus-nacio-antes-de-cristo-3859

4 comentarios:

  1. Buenos días. Bien, el simple hecho de que nadie recuerde la fecha de mi nacimiento, por las razones que procedan, no quita que estoy aquí, que soy quien soy, y que tengo mis principios y sueños. Descartes tuvo sus dudas..........
    Esta bien conocer y saber, es obvio, pero cuando ponemos empeño en ir en contra de verdades y creencias, no se añade nada y dice muy poco de quien muestra este empeño.
    Me he empeñado en conocer quien fue el primer rey de Castilla. Me he encontrado con, hago un breve resumen: Sancho Garcés III nació entre 992 y 996; comenzó a reinar entre 11-1004 y 3-1005; con una edad de 9 a 13 años; de su hijo Fernando I se duda sobre si es el 2º o 3º hijo y dudas sobre su fecha de nacimiento....Ya ven las dudas y desconocimiento; se escribía poco, se perdía mucho y se......,esto hace 1000 años aprox; luego hace 2000 años aprox?? Esto no es óbice para saber que fue un magnánimo rey.
    Esta muy bien el saber, pero no pongamos ardor y burla sobre lo que ignoramos y que tal vez nunca sepamos. Las dudas no son malas, las tienen hasta los mas sabios. Esta bien poner hitos en el camino si estos no perjudican, no confunden. Como supongo saben: muy pocas personas sabían escribir...., sabemos como eran las viviendas, como era la cultura, como el interés por esta, ya que lo importante en general era supervivir,......, las guerras diarias, los incendios y destrucciones, .......seamos lógicos y admitamos lagunas en el saber.......etc.
    Biblioteca de Alejandría...........
    Bien, un poco de comprensión no esta mal. Saber la verdad no esta mal.
    Escríbase sin rencor, sin menospreciar, seamos un poco positivos, no nos empecinemos.
    Busquemos la felicidad y el buen convivir, no seamos absolutos.
    Atentamente. Esteban.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esteban. Muchas gracias por leer y comentar.
      Perdona la tardanza en contestar, pero estuve "desconectado".
      No acierto a comprender como una crítica de las fuentes históricas que tenemos respecto a la figura de Jesucristo puede suponer algún tipo de, cito: "burla", "rencor" o "menosprecio" hacia su persona.
      Nada tiene que ver la historia con la religión. Conocer más a fondo la realidad histórica de Jesucristo en nada favorecerá ni perjudicará la religiosidad cristiana, la cual proviene de un acto de fe (entiéndase, que no necesita ninguna demostración científica).
      Te alegrará saber que las fuentes históricas que tenemos sobre Jesucristo tienen la misma validez científica que las de Alejandro Magno, y nadie cuestiona los actos del conquistador macedonio, ¿verdad? Pero si se celebrara anualmente la muerte de Alejandro cada 13 de junio, alguien debería escribir una crítica histórica de las fuentes e indicar que lo mismo pudo ser el 10 como el 13. Y ello no cambiaría nada, ni sería menosprecio alguno a su memoria.
      Por cierto, respecto al primer rey de Castilla cito las palabras de Gonzalo Martínez Díez: "Podemos y debemos afirmar con absoluta certeza el hecho de que Fernando nunca fue rey de Castilla, y que ésta nunca cambió su naturaleza de condado, subordinado al rey de León, para convertirse en un reino, hasta la muerte de Fernando I el año 1065". Por tanto, el primer rey de Castilla fue Sancho II, el Fuerte (1038/39- 1072).
      Un saludo

      Eliminar
  2. según las visiones de maria Valtorta jesus vino al mundo un 25 de encenias siendo emperador cesar augusto,delegado imperial publio sulpicio Quirino y gobernador de palestina senzio saturnino.
    También añade que era un frio dia de kisleu , sea lo que sea eso.
    Lo narra en la obra "El evangelio como me ha sido revelado, volumen 1 pagina 393

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por la aportación, aunque resulta difícil sustentar esta fecha en base a unas visiones.

      De haber nacido Jesús un día 25, y de diciembre para más inri, habría sido la mayor casualidad del mundo, pues cuando se fijó esa fecha nadie conocía la verdadera. Y además, se superpuso a la fiesta pagana del dios romano más popular en la época.
      Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...