domingo, 27 de mayo de 2018

Escapadas en los alrededores de Turín

En el post anterior os describí pormenorizadamente todos los encantos que encierra la bella capital del Piamonte y dejamos pendiente informaros sobre las visitas turísticas que podemos hacer por los alrededores de la ciudad.

Como es lógico, en un viaje a Turín es imposible realizar todas ellas, por lo que os voy a dar varias opciones y describiros en las que yo estuve. ¿Os animáis?


La ciudad que los duques de Saboya se encargaron de engalanar con preciosos palacios esconde en sus proximidades numerosas edificaciones dignas de tan prestigiosa casa real.

Si en el centro de Turín merece la pena admirar el Palazzo Reale, el Palazzo Madama, el Palazzo Carignano, el Castello del Valentino o la Villa de la Regina, en los  cuatro puntos cardinales de Turín tenemos otras cuatro destacadas construcciones saboyanas.

En el norte se encuentra la Venaria Reale, complejo al que denominan el Versalles piamontés; al oeste el Castelo di Rivoli, el cual acoge en su interior el importante Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad; al sur encontramos la Villa Reale di Stupinigi, un coqueto pabellón de caza junto a un inmenso parque; y, por último, en el este, podemos visitar la Basílica de la Superga, panteón de la familia real.

Nosotros nos decidimos por visitar la Venaria Reale, tanto por comodidad en el transporte como por cuestión de horarios. Y, dadas las fechas navideñas, por la existencia en los jardines del pueblo de Papá Noel (Babbo Natale en italiano).

El pueblo de Venaria Reale se encuentra a unos 8 kilómetros al norte de Turín. La mejor forma de llegar hasta allí desde el centro es tomar el Venaria Express, un autobús que os lleva directamente desde el centro de la ciudad (tiene paradas en las estaciones de tren y en la Piazza Castelo) en unos 40 minutos. Si tenéis la tarjeta Torino Pass podéis adquirir por 3€ un billete de transporte que os valdrá 24 horas. Los horarios están colocados en las marquesinas de la parada. Si os vinieran mal otra opción que os recomiendo consiste en tomar el autobús número 11 (Parada en cruce Via XX Septiembre con Vía Garibaldi) que os dejará en las cercanías al palacio (junto a la estación de tren del mismo nombre). Como para en múltiples barrios el viaje os llevará unos 45 minutos. También podéis tomar el bus 11 hasta la parada de tren Dora Station y allí tomar el tren que os dejará en Venaria Reale en unos diez minutos. Aunque, eso sí, informaros antes de la frecuencia de los trenes, pues no es muy alta. Como veis, las opciones para llegar son múltiples.

El pequeño pueblo de Venaria Reale vive principalmente del turismo, por lo que en el trayecto hasta la entrada al palacio os encontraréis con numerosas tiendas y restaurantes enfocados al visitante.

El conjunto del Palacio y los jardines es verdaderamente enorme, por lo que tendréis que estar toda la jornada si queréis verlo por completo. Tened en cuenta que estamos ante la construcción saboyana más grande de todas las existentes, así como al lado de una zona verde de vastas dimensiones en la que se practicaba la caza. Algún diestro lingüista ya habrá notado que el nombre de Venaria deriva de la raíz latina referida a las artes venatorias. Si vuestro tiempo es más ajustado podéis hacer una visita más breve al edificio principal y a los jardines aledaños que os llevará toda la mañana.
 
Palacio de Venaria Reale (Torino)
La entrada al Palacio y los jardines cuesta más de 25€ por lo que es una muy buena idea haber adquirido la Torino Card, pues con ella podréis entrar gratuitamente.

La visita al Palacio se compone de diferentes partes.

En los sótanos, lugar otrora del servicio, vamos a poder descubrir tanto la historia de la dinastía Saboya (entre el año 1.000 y el siglo XIX) como a sus principales protagonistas a través de sus retratos. Igualmente descubriremos la cronología de construcciones que se realizaron (o quedaron en papel) en el complejo palaciego. Un interesante proyecto denominado Ripopolare la Reggia nos presentará tanto a la corte como a los siervos trabajando en las cocinas.

En la Planta superior o zona noble, vamos a visitar el Palacio de Diana. En ella vamos a destacar la sala de Diana, la cual posee con obras pictóricas y frescos de gran formato, todos ellos relacionados con la caza (recordar que Diana es la diosa de la caza).

Los diferentes aposentos del duque y su familia, decorados con el esplendor que caracterizaba el siglo XVIII, son otra de las paradas ineludibles de este recorrido.

La Gallería Grande, la Rotonda de Alfieri, o la Capilla de San Huberto son importantes puntos a destacar también en este recorrido ceremonial.



La Galería Grande, que comunicaba los aposentos del rey con los del heredero del trono, es uno de los ambientes más sorprendentes y espectaculares de todo el complejo. Y no sólo por sus enormes dimensiones (con una altura en el centro de la bóveda de casi 15 metros, 80 metros de largo y 12 metros de ancho), sino por la recargada decoración que posee, a base de estucos, pilastras, cornisas y los juegos de luz que conforman sus 44 amplias cristaleras.



La Capilla de San Huberto, santo protector de los cazadores, tiene planta de cruz griega achaflanada, con dos grandes altares a los lados del transepto y cuatro capillas circulares en su interior y poligonales en el exterior, situadas en las diagonales. Los numerosos y fastuosos elementos decorativos enriquecen en su interior los sabios contrastes de luz dando lugar a un ambiente verdaderamente único. El Altar mayor, enmarcado por la luz que penetra de la vidriera posterior, las esculturas de cuatro doctores de la Iglesia (San Agustín, San Ambrosio, San Atanasio y San Juan Crisóstomo), o la magnífica cúpula son elementos sobresalientes de ella.



Por último, la Scuderie Juvarriane (Escudería Juvarriana) se trata de una muestra de carrozas de los Saboya. Aunque la pieza principal es el espléndido Bucintoro, la célebre embarcación "armada" elaborada por encargo de Victorio Amadeo II en Venecia entre el 1729 y el 1731. Se trata del único ejemplar original actualmente existente en el mundo.



A lo largo de la visita también existe la posibilidad de realizar visitas a exposiciones temporales. En el momento en el que nosotros visitamos el palacio existía una muestra del fotógrafo Lindbergh, otra del pintor Giovanni Boldini, un recorrido fotográfico por la vida de Lady Diana y, por último la Caravaggio Experience, un lugar en el cual sumergirte en los cuadros de Caravaggio como protagonista de los mismos. Como podéis comprobar se trata de eventos de gran calidad que completan una visita excepcional.

En el Patio de Honor, la Fuente del Ciervo muestra todos los días, a las 12:00 h, un espectáculo de música y agua muy entretenido tanto para niños como para mayores. El fin de semana también existe una versión nocturna con luces que mejora enormemente el espectáculo.

Los Jardines están incluidos en la entrada general al Palacio y tienen varios puntos imprescindibles. En la pesquería podéis sentiros como en Venecia si os montáis en una de las góndolas que recorren este gran canal artificial. Otros atractivos son la carroza de caballos o un pequeño trenecito que recorre los jardines.

Especialmente agradable es pasear hasta el espacio del Jardín de las Esculturas Fluidas de Giuseppe Penone, las dieciochescas cuevas, los restos de la Fuente de Hércules y del Templo de Diana (en los que se alojan dos cisnes reales blancos) vinculados a la vista al infinito del canal de agua a los huertos y las plantaciones de fruta.
Si vais con niños no os perdáis visitar la zona de juegos llamada Fantacasino.

Y, por último, en el caso de ir en fechas navideñas, nosotros tuvimos la suerte de poder llevar a nuestro pequeño a visitar el poblado de Babbo Natale (http://www.ilsognodelnatale.it/). Se trata de un evento en el cual los niños recorren la galería de retratos de Papá Noel, envían su carta, visitan la fábrica de juguetes y tienen la ocasión de poder ver al mismísimo Papá Noel en su habitación. Podrán hablar con él y fotografiarse en sus rodillas. Por último, atravesarán el establo donde están los renos y el trineo de Papá Noel listo en la rampa de salida.



















Para más información os dejo la página Web de La Venaria Reale: http://www.lavenaria.it/web/

Como nuestros gustos pueden ser diferentes a los vuestros os dejo los enlaces a las páginas Web de los otros tres lugares próximos a Turín. Así podréis ver que os ofrecen y decidir si hacer nuestra visita o decantaros por alguna otra:


Dejando a un lado los alrededores próximos a Turín, otra visita muy accesible y recomendable es a la pequeña ciudad de Asti. Esta villa conserva su pasado medieval y tiene numerosos puntos de arte tan importantes como desconocidos.

Asti se encuentra a escasos 36 minutos en tren desde Turín. Desde su estación central hay trenes cada hora entre diario en ambos sentidos (ida 10:30h/11:30h; vuelta 17:54h/18:54h). Precio unos 11€/ persona i/v.

Una vez bajemos de la estación, lo primero que nos encontraremos será la Piazza Campo del Palio. En esta ciudad se originó el Palio más antiguo del país. Se trata de una carrera de caballos muy particular, en la que compiten diferentes barrios de la ciudad. En Siena tuve ocasión de ver las decoraciones y el ambiente festivo de esta tradición y aquí debe ser igual de memorable. Aquí, en esta plaza tiene lugar la carrera el tercer domingo de septiembre. El resto de laño funciona como gran aparcamiento, lo que desluce un poco el lugar.

En la contigua Piazza Vittorio Alfieri encontraréis la oficina de turismo en la que os podréis conseguir un mapa de la villa y toda la información sobre sus principales atractivos turísticos. La persona que la atiende es muy simpática, te ofrece mucha información y se hace entender en italiano.

La calle principal Corso Vittorio Alfieri os servirá de guía, pues todo lo que hay que ver se encuentra junto a ella o en sus proximidades, teniendo como centro la Piazza Roma. Únicamente existen dos monumentos a visitar a la derecha de la Piazza Vittorio Alfieri: el Complesso di San Pietro in Cosavia y el Museo Arqueológico. El resto se encuentra a la izquierda de esta importante plaza.

Un aspecto por el que destaca Asti es por sus numerosas torres. La Torre Rossa es el único testimonio de la época romana. Se encuentra en el lugar en el que existió una puerta a la ciudad, justo en el máximo decumanus. Puede que su color rojizo, sus formas poligonales y sus ventanas os recuerden a la de Turín pero aquí fue transformada en un campanario para la adyacente Iglesia de Santa Catalina.

La Torre Troiana es uno de los símbolos de la ciudad de Asti. Sus 44 metros la convierten en la más alta del Piamonte. Es la única torre visitable de la ciudad (entre abril y octubre) y tras subir sus 199 escalones se obtienen unas bellas vistas de Asti y sus alrededores.

Otras torres dignas de mención son la Torre Comentina, junto a un palacio neogótico Medici, la Torre de Regibus, único ejemplo de planta octogonal, la Torre Guttuari, una casa fortaleza aún habitada hoy día y la Torre Ponte, otro ejemplo similar al anterior.

Entre sus numerosos edificios religiosos debo destacar la Catedral. Construida en un impresionante estilo gótico, su visión os sorprenderá tras ver tanto barroco en Turín. Dedicada a la Asunción, su fachada sur es la más espectacular, con el campanario polícromo de ladrillo y piedra arenisca. Su interior también es digno de mención al poseer una rica decoración de muebles y obras de arte. Aunque lo que más me sorprendió fue su abundante decoración al fresco, cubriendo bóvedas y muros, así como los restos de un antiguo mosaico en la zona del altar. Una visita imprescindible y realmente interesante. (Apertura: 8.30-12.00/15.00-17.30).
 
Catedral de Asti
La Colegiata de San Secondo, en la plaza del mismo nombre, es el otro gran templo religioso de la ciudad. Aunque de alma gótica, posee un campanario románico y una cripta que guarda las reliquias del santo. Además, la primera capilla de la nave derecha alberga las cortinas donadas por Il Palio a la Colegiata cada año durante la ceremonia medieval de la Oferta del Palio, el primer martes de mayo. También es reseñable la pintura de la Adoración de los Reyes Magos. (Apertura: 7.30-19.00).
 
Colegiata de San Segundo (Asti)
La Chiesa San Martino se encuentra en una de las plazas más bellas de Asti, la cual lleva el mismo nombre. Aunque su estética barroca os recordará a las iglesias turinesas, su interior merece la pena verlo por sus frescos y estucos, mármoles y mobiliario (Apertura: 9.00-12.00).

Por último, el Complesso di san Pietro in Consavia es uno de los mejores ejemplos de construcción románica de la zona. La Iglesia reproduce el modelo del Santo Sepulcro de Jerusalén. La estructura de la llamada "Rotonda" está formada por un ambulatorio de ocho columnas, inscritas en un perímetro circular interior y exterior poligonal. (Apertura: da martedì a domenica 10.00-13.00/15.00-18.00, da aprile a ottobre 10.00-13.00/16.00-19.00. Chiuso lunedì).



Dejando a un lado los atractivos religiosos, Asti también destaca por su rico patrimonio de palacios y museos, lo que hace de su visita un agradable recorrido por sus calles y un cultural y didáctico viaje por el pasado de la ciudad.

Junto al complejo anterior de San Pedro vamos a encontrar el Museo Arqueológico. Aunque de pequeño tamaño, está bien servido; posee piezas metálicas pre-romanas, cerámica griega, de magna-grecia y etrusca y una gran colección de hallazgos romanos: cerámica y lámparas de terracota, urnas cinerarias, vasos, latón. La sección egipcia incluye dos momias con sus sarcófagos de madera, marquesinas y una serie de objetos carácter religioso-funeral.

El resto de visitas, como dijimos antes, vamos a encontrarlas al otro lado de la ciudad.

El Palazzo Alfieri acoge el Museo Alfieriano, una pequeña muestra que nos presenta a este importante personaje local, quién vivió aquí hasta los cinco años. Para los que no lo conozcáis Alfieri fue el mayor poeta trágico italiano del siglo XVIII.

El Palazzo del collegio museo civico Sant’Anastasio tiene un doble interés, tanto por el sitio arqueológico que ocupa como por ser la sede del museo. El área arqueológica presenta los restos de cuatro iglesias (del octavo al siglo XVII) perteneciente al monasterio benedictino de Sant'Anastasio y la espléndida cripta románica. En el museo están expuestos los capiteles de piedra arenisca de la segunda iglesia románica de S. Anastasio (principios del siglo XII), capiteles, estanterías, arcos esculpidos (s. XIII-XV) procedentes de la desaparecida iglesia gótica de Maddalena, elementos arquitectónicos y escultóricos de alta y baja tecnología (incluyendo paliotto hermoso de S. Pietro Consavia) piedras cantonales y escudos de armas procedentes de casas de pueblo. (Apertura da martedì a domenica 10.00-13.00/15.00 -18.00, da aprile a ottobre 10.00-13.00/16.00-19.00. Chiuso lunedì).

El Palazzo del Michelerio acoge el museo dei fossili (paleontológico), entre cuyos principales especímenes están el Balenottera de Valmontasca y la ballena "Tersilla" de San Marzanotto d'Asti. (Apertura da lunedì a giovedì 10.00-16.00, domenica 10.00-13.00/15.00-18.00, da aprile a ottobre 10.00-13.00/16.00-19.00).

El Palazzo Mazzetti es el Museo cívico de la ciudad, el cual alberga salas con rica decoración barroca y una recoleta pinacoteca con numerosas obras de arte de artistas piamonteses (Apertura da martedì a domenica 10.30-18.30. Chiuso lunedì). Comprando aquí una entrada conjunta por 5€ tendremos la posibilidad de visitar esta palacio, la cripta de San Anastasio, el Baptisterio de San Pedro, subir a la Torre Troiana y la domus romana.



El Palazzo Ottolenghi acoge el Museo del Risorgimento. El Museo cuenta con objetos de recuerdo, obras pictóricas, banderas, armas y monedas del período 1797-1870, todas ellas gracias a las donaciones de familias astigianas. Desde las habitaciones, equipadas de los medios multimedia, se baja a un bumker antiaérea de II Segunda Guerra Mundial (Apertura da martedì a domenica 10.00-13.00/15.00-18.00, da aprile a ottobre 10.00-13.00/16.00-19.00. Chiuso lunedì).

El Museo Diocesano de San Giovanni es el núcleo de los tesoros de la Catedral. En su interior se pueden admirar obras preciosas como el coro de madera gótico de la catedral de Baldino da Surso (1477), plata y vestiduras, esculturas del siglo XIV, las lápidas de los obispos, el fresco de Gandolfino que representa a la Virgen del Barco. El tour nos lleva a la cripta, que data del siglo VIII. De las cuatro capitales, los corintios, pertenecen a la era de la reconstrucción teodórica de Asti, y los restantes son altomedievales (siglo VIII-IX). (Apertura venerdì 15.00-18.00, sabato e domenica 9.30-13.00/15.00-18.00, in settimana su prenotazione).

Además de la torre que indicamos anteriormente, el otro gran legado romano que posee la ciudad de Asti son los restos de una Domus Romana. Se encuentra en los bajos de una casa habitada en la actualidad. Los restos han descubierto una casa patricia romana de gran valor, destacando un precioso mosaico con figuras geométricas y zoomorfas y la estructura de su calefacción denominada hipocausto (Apertura Marzo - Settembre: martedì-domenica 9.30-19.30 (ultimo ingresso 18.30) Ottobre - Febbraio: martedì-domenica 10.30-18.30 (ultimo ingresso 17.30)).

Otras visitas curiosas que podéis hacer en la ciudad son la visita a la Sinagoga (que no os engañe su sencilla fachada neoclásica, pues su interior guarda una especial belleza. Necesario reservar), el Palazzo Mazzola (uno de los pocos ejemplos de arquitectura renacentista en Asti y sede del Archivo Histórico con valiosos documentos y fotografías del pasado de la ciudad), o las fachadas del Palazzo del Podestá (típica construcción pública medieval), el Palazzo Zoia (típica casa fortaleza medieval) y el Teatro Alfieri.

Asti es un lugar muy recomendable también para los viajeros gastronómicos. Allí encontré un restaurante en el que comimos fenomenalmente. Se encuentra próximo al Complejo de San Pedro en Consavia y se llama L´intongolo astesano. sin duda fue en el lugar en el que comí la mejor pasta de todo el viaje.

Para conseguir más información de esta ciudad os aconsejo visitar su página web: http://www.astiturismo.it/es/

En ella encontraréis información en español y una magnífica guía y plano de la ciudad.

Para informaros sobre los trenes os dejo esta web: http://www.trenitalia.com/

Por último, si tenéis más tiempo todavía, dos grandes ciudades se encuentran a dos horas en tren de Turín. Una es Milán, de cuyos encantos ya hablé en el pasado en el blog (aquí). La otra es Génova, de la que os hablaré en otra ocasión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...