miércoles, 23 de marzo de 2016

Mis 5 lugares imprescindibles en Bruselas



Bruselas es una de esas capitales europeas que conocemos más por asuntos políticos (sede de las principales instituciones UE) que por sus atractivos turísticos. Por ello, muchas personas que viajan a la ciudad como escala para visitar Brujas o Gante se quedan sorprendidas de la gran riqueza cultural que atesora esta urbe.

A continuación os voy a mostrar cinco rincones destacados que, en mi opinión, son visita imprescindible si os acercáis a Bruselas. Por supuesto, los atractivos de esta ciudad son muchos más y no os extrañe si os recomiendo invertir cuatro días enteros para disfrutar de esta preciosa urbe.

Este artículo se lo dedico a todas las víctimas y familiares de los atentados que sufrió esta bella ciudad ayer, 22 de marzo de 2016. Creo que es un buen homenaje para todas ellas y mi humilde aportación para volver a la normalidad y no caer en el odio.


1. La Grand Place.

La Grote Markt (en flamenco) es, para muchos, una de las plazas más bonitas del mundo. Desde el siglo XII es el centro económico de la ciudad, lugar de mercado de productos de lujo, tales como telas o metales preciosos. Los edificios, cada cual más bonito, fueron levantados por las orgullosas corporaciones gremiales, pues deseaban tener sus sedes rodeando el mercado. Y, como es lógico en el ser humano, la envidia entre ellos obligaba a realizar fachadas cada vez más lujosas y deslumbrantes.

El ayuntamiento, con su gran torre gótica y la efigie del arcángel San Miguel derrotando al diablo, es uno de los edificios principales, dada su majestuosa decoración. En su interior existe una buena colección de tapices y la oficina de turismo se encuentra en la fachada exterior. Justo enfrente también destaca el Museo de la ciudad, otro edificio gótico de bellas proporciones cuyo atractivo es contener la colección de trajes del Manneken Pis.

El Ayuntaminto de Bruselas iluminado por la noche


Esta plaza es un centro vital de la ciudad. Siempre llena de gente, a todas horas resulta un espacio agradable para pasear y deslumbrarse con su belleza. Yo tuve el acierto de alojarme en un edifico anexo a la plaza, por lo que pude visitarla en varios momentos del día. Y, para ser sinceros, siempre me maravilló la animación del lugar.

En la plaza existe el atractivo de tocar el brazo de la estatua de Everard´t Serclaes, el cual nos dará fortuna para el futuro (según la tradición). Está en un soportal a la derecha del ayuntamiento. Y si cogéis recta esa calle (Charles Buls)  llegaréis a una pequeña tienda de gofres con el rótulo amarillo (The Waffle Factory) donde probar los más deliciosos de la ciudad. Os recomiendo el de chocolate.

2. Manneken Pis.

Siguiendo recta la calle anterior de la tienda de gofres llegaréis a otro de los lugares inexcusables que todo turista debe visitar en Bruselas.

Seguro que todos habéis oído hablar de esta famosa estatuilla del “niño que mea”. Se trata de uno de esos iconos que se han asentado como símbolos de la ciudad, no se sabe muy bien porqué. La estatua tiene escaso valor artístico, un tamaño realmente pequeño, se trata de una copia (la original se guarda en la Casa del Rey) y se encuentra en una esquina vallada.

No obstante, sabréis que habéis llegado por la gran acumulación de personas que siempre están presentes en el lugar. En cierto modo me recuerda a la Fontana de Trevi en Roma. Lugares donde es imposible sentirse solo alguna vez.

El atractivo de esta pieza reside en el continuo cambio de uniforme con el que los belgas lo visten casi a diario. Una tradición que atrae a los turistas como moscas. Comentar que la tradición afirma que esta estatua se realizó para conmemorar un suceso pasado, en donde un niño apagó una bomba de esta forma tan peculiar.

Manneken Pis con su indumentaria para practicar Capoeira


Justo enfrente de la estatua existe una pequeña tienda de chocolates Godiva. Es un buen lugar para daros un capricho y probar el excelente chocolate belga. Ahora bien, entrar en el momento en el cual no halla cerca ningún grupo de turistas. Voto a bríos que cuando yo entré nos invadió uno de estos grupos, logrando un record Guinness, pues jamás vi tal número de chinos juntos por metro cuadrado. ¡Y qué alegría de dinero! Arrasaron con todo.

3. Ruta del comic.

Como ya habréis observado en el camino recorrido hasta ahora, en numerosas paredes de edificios aparecen grandes murales pintados con escenas de comic. Se trata de un homenaje al gran número de personajes de comic que salieron de autores de este país: Tintín, Los Pitufos, Lucky Luke… Un arte mural que convierte feos salientes de edificios anexos en auténticas obras de arte.

Existe una “ruta del comic” para los más fanáticos, la cual podéis recorrer tranquilamente cualquier tarde que no tengáis otra cosa mejor que hacer. En este enlace tenéis la información detallada de todos los murales existentes en la ciudad.

Mural homenaje a Tintín en un muro de Bruselas


No obstante, si lo vuestro es más superficial, con pasear por las calles más céntricas ya encontraréis varios de ellos.

Además de los murales callejeros, los belgas glorificaron al comic en un museo propio que es digno de visitarse. En el Centro Belga del Comic descubriréis objetos históricos relacionados con este particular mundo del entretenimiento, reproducciones de los más famosos personajes, tiras cómicas de todos ellos y la posibilidad de llevaros un comic del famoso Tintín en la tienda de recuerdos. Gustará a grandes y pequeños.

4. El Atomium.

Este es otro de los grandes símbolos de Bruselas. Sus nueve esferas metálicas, que representan una molécula de cristal de hierro aumentada 165 mil millones de veces, llevan en aquel lugar, sirviendo de fondo para múltiples fotografías, desde la Exposición Universal de 1958.

Inicialmente fue concebida para sostenerse sólo en las esferas, las pruebas de viento aconsejaron añadir las potentes estructuras de soporte que luce hoy día. De lo contrario se habría derrumbado por los fuertes vientos del lugar.

Aunque lo habréis visto innumerables veces en fotografía, sólo al estar allí comprenderéis su auténtica magnitud y belleza. Su interior es visitable y posee una exposición sobre la muestra de 1958, así como un restaurante.

El famoso Atomium, símbolo de Bruselas


No obstante, yo os recomiendo perderos en el cercano Parque de Laeken, un remanso de paz y naturaleza con varios atractivos turísticos como los Pabellones Chino y Japonés (contienen el curioso museo de Extremo Oriente), el monumento neogótico de Leopoldo I, el Castillo e invernadero de Laeken o los Jardines del Florista, desde donde se obtienen preciosas vistas.

Otro atractivo de la zona es Mini-Europa, un parque interactivo y lúdico, junto al atomium,  que hará las delicias a los más pequeños. Existen maquetas de los principales monumentos de cada país europeo y las veremos insertas en maquetas de trenes y barcos móviles. Un perfecto lugar para pasar una mañana entretenida y comer al salir en los numerosos restaurantes.

La mejor manera de llegar desde el centro a esta alejada zona es coger el metro (parada Heysel Heizel). A la vuelta os recomiendo parar en la Basílica del Sagrado Corazón (parada Simonis Leopold II), la cual tiene el honor de ser la quinta más grande del mundo. Su enorme cúpula de 90 metros de altura es un excelente mirador de la ciudad.

5. Los Reales Museos de Arte e Historia.

En Bruselas existen numerosos museos y debo confesar que cuando visité la ciudad entré a casi todos. Soy así. Un fanático de los museos.

Es tal la variedad de ellos, y la calidad de sus exposiciones, que resulta difícil destacar uno por encima de los demás. Ya hemos comentado arriba el Museo del Comic. Para los que les guste el arte su parada inexcusable son los Museos Reales de Bellas Artes y el cercano Museo Magritte, del famoso pintor surrealista belga. Autoworld es el museo para los apasionados a los coches antiguos. El Museo de la historia militar para los militares y aficionados al ejército. El Instituto Real de Ciencias Naturales para todos aquellos que deseen ver unas maravillosas reconstrucciones de dinosaurios (me gustó casi más que el homónimo de Londres)...

Elegir el de historia se debe, seguramente, a que soy historiador y me sorprendió la magnífica colección que atesora. Tal vez fue la sorpresa de encontrarme lo que no esperaba lo que hizo que me gustara tanto este lugar.

El museo se divide en cuatro zonas, donde aparecen representadas todas las grandes civilizaciones antiguas a través de, nada menos, que 350.000 piezas. Egipto, Grecia, Roma y Oriente Próximo son los lugares inexcusables, aunque también destacaría, por lo exótico, las salas donde se exponen piezas de China o India.

Estatua colosal Moái de la Isla de Pascua.


Un museo extenso donde admirar la evolución histórica de la humanidad de forma amena y entretenida. Eso sí, os llevará un par de horas como mínimo, según vuestro interés particular.

Y hasta aquí mis cinco lugares preferidos de Bruselas. Seguro que para muchos de vosotros, que ya visitasteis la ciudad, no son los más interesantes. Es lo bonito del turismo, que existen diferentes gustos. Y Bruselas, eso os lo aseguro, no defraudará a nadie. ¿Por qué? Pues porque su oferta turística es amplísima.

En esta breve descripción se quedaron en el tintero lugares altamente recomendables que pasaré a nombrar simplemente de pasada: el Palacio Real, El Palacio de Justicia, los numerosos templos religiosos, destacando la Catedral y Notre Dame du Sablon,  las Galerías Saint Hubert (similares a las de Milán), el Barrio Europeo (con los modernos edificios de la UE).

Y para comer o picotear, nada mejor que la Rue des Bouchers, el “estómago de Bruselas”, una calle llena de restaurantes y bares que os recordará nuestra cultura española de comer en la calle. En todos los lugares os ofrecerán el típico plato de chips con mejillones. Y en un callejón, si vais atentos, descubriréis el pintoresco Bar Delirium, donde probar la mejor cerveza belga (atención a la Kriek sabor cereza). Lo encontraréis sin problemas, pues está enfrente de la versión femenina del niño que hace pis, la llamada Jeanneke Pis.

Si deseáis ampliar la información para viajar a Bruselas os recomiendo visitar: www.bruselas.net.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...