jueves, 5 de febrero de 2015

Los mosaicos romanos sólo se pueden ver en los museos



Uno de los aspectos más espectaculares del arte romano son sus grandiosos mosaicos, realizados con diminutas y coloridas teselas. Muchos museos españoles tienen ejemplares grandiosos de muchos de ellos, los cuales proceden de numerosas excavaciones arqueológicas. De todos los que he visitado, el más impresionante fue el de Mérida, aunque también el MAN tiene notables ejemplos.

A pesar de la comodidad de las exposiciones museísticas, me parece una experiencia más agradable poder ver los mosaicos en su lugar de origen. Y en este sentido las opciones se reducen notablemente. Por ello, hoy os voy a recomendar visitar un parque arqueológico muy importante en este sentido, pues posee numerosos e importantes mosaicos que no se han tocado desde que fueron descubiertos.

¿Queréis descubrir cual es?


El Parque Arqueológico de Carranque (Toledo) es uno de los yacimientos más importantes de Castilla La Mancha. Entre otras cosas, es el único lugar en España donde se conservan edificios pertenecientes a la época de Teodosio I el Grande (finales siglo IV d.C.). Aunque lo verdaderamente interesante para el gran público es poder admirar su sorprendente colección de mosaicos romanos.

Cómo llegar

El Parque Arqueológico de Carranque se encuentra situado en la Carretera Carranque-Madrid, km. 34. La mejor forma de llegar a él es utilizando el coche particular, por lo que os voy a indicar el itinerario desde Leganés:

-         Independientemente de donde salgáis, vuestro primer objetivo es enlazar con la carretera de Leganés a Griñón (M- 407).
-         Una vez llegados a Griñón, tomarla segunda salida de la glorieta en dirección calle de Cataluña y seguir todo recto (más que calle es carretera secundaria).
-         La carretera irá cambiando de nombre varias veces, aunque nosotros debemos seguir recto hasta toparnos con una señal donde nos indican el desvío hacia Carranque y su parque arqueológico. La carretera a seguir es la CM-4008-a.
-         A continuación tendremos un breve recorrido por las calles de esta localidad, el cual nos llevará a pasar por la plaza del pueblo, donde se ubican la iglesia y el ayuntamiento. Nuestro objetivo, desde allí, es seguir la calle Chorrillo hasta el final y girar a la izquierda al encontrarnos con la primera calle transversal. Esa es la calle Aguas, que seguiremos recta enlazando con el callejón Chorrillo.
-         Cuando lleguemos a un STOP debemos girar nuevamente a la izquierda, cogiendo la calle Adelfa. Una señal nos indicará que nos faltan 5 Km. para llegar.
-         Desde aquí llegar al parque arqueológico no tiene pérdida, pues es un camino construido expresamente para este lugar. Unos metros antes de llegar nos toparemos con un agradable aparcamiento cuyos árboles protegerán a nuestro coche del inclemente sol.
-         Para llegar al yacimiento arqueológico tan sólo debemos cruzar el puente que atraviesa el río Guadarrama.

En total, desde Leganés, apenas son 34 Km., aunque en total gastaréis cerca de una hora, pues atravesamos casco urbano en gran parte del recorrido.

Horarios y Tarifas

Debido a la tan manida crisis la apertura de este parque arqueológico ha sufrido modificaciones importantes, estando actualmente su horario reducido a los siguientes días y horas:

Apertura: Miércoles a Viernes: 9:30 a 14:00 h y Sábados y Domingos: 10:00 a 14:00 h.

Excepcionalmente: Los festivos de 10:00 a 14:30 h.

La última hora de entrada para las visitas será a las 13:30 h.

Todos los sábados a las 11:00 h  se realizaran visitas guiadas con los guías oficiales del parque de duración aproximada de dos horas y media a tres.

Tarifas: Entrada general: 5 . Entrada reducida: 3 . Visitas guiadas: 2 .

Qué nos encontraremos

Lo primero que encontraremos en este parque arqueológico es su centro de interpretación. Se trata de un moderno edificio donde podremos obtener las entradas y admirar unas cuantas piezas halladas en las sucesivas excavaciones realizadas en este yacimiento. El museo es recoleto pero muy interesante, con numerosas maquetas y paneles explicativos. Entre las piezas que muestran veremos lucernas, monedas y varias esculturas pertenecientes a diversos periodos históricos, pues la zona continuó poblada tras el final del Imperio Romano.

No obstante, lo más interesante del museo es su audiovisual, la cual nos recrea por ordenador el parque arqueológico con el aspecto que tuvo que tener en época romana. A continuación os muestro el vídeo realizado para la exposición:




Lo más importante del centro de interpretación es hacernos una idea de lo que fueron estas ruinas y de lo que podremos ver. Entre los datos más importantes a recordar están los siguientes:

-         El yacimiento arqueológico fue descubierto el 23 de julio de 1983 por Samuel López Iglesias, un joven de 18 años, natural y vecino de Carranque. Fue un descubrimiento casual, pues Samuel estaba trabajando la tierra cuando descubrió unas teselas de mosaico sueltas. Tras localizar de donde habían salido empezó a descubrir la zona y a tan sólo 10 centímetros de profundidad descubrió el que hoy conocemos como mosaico de Las Metamorfosis. Aquí tenéis el relato completo de Samuel.
-         La villa debió pertenecer a un tal Materno, según nos indica uno de los mosaicos. Se suele identificar con Materno Cinegio, pariente y colaborador personal del emperador Teodosio I.
-         El parque arqueológico tiene tres zonas visitables: el Palatium (Basílica), el Mausoleo y la Villa de Materno.
-         Las ruinas tuvieron un largo periodo de ocupación, algo que se muestra en el edificio palacial. En él tenemos restos de presencia romana, visigoda, musulmana y cristiana medieval.
-         Aunque lo más impresionante son los mosaicos conservados en la villa, también es de destacar la conservación de restos de pintura en las paredes, lo que nos indica que éstas estaban cubiertas por diferentes frescos.
-         La villa tenía un sistema hidráulico que la proveía de agua corriente y un hipocausto como sistema de calefacción.

Tras salir del centro de interpretación recorreremos las ruinas propiamente dichas. El primer edificio con el que nos encontraremos será el Palatium o edificio palacial.

Se trata de una construcción que data de los años finales del siglo IV d.C. En esos momentos el Imperio Romano se encuentra muy debilitado y Teodosio I, en el año 395, terminaría por dividirlo entre Oriente y Occidente. Los terratenientes tardorromanos son cada vez más independientes del poder civil y dominan, de hecho, grandes territorios desde sus villas campestres. En este contexto debemos situar la edificación de este edificio, muestra del poder del dueño de la villa.

El edificio fue levantado con todo lujo, como imitación del boato y lujo de la corte imperial. Además de su poderosa arquitectura, destacaban sus mármoles interiores, sus bóvedas decoradas con mosaicos y sus columnas, traídas expresamente de las mejores canteras mediterráneas. De los 39 tipos catalogados, sólo uno era de la Península Ibérica. Ello nos debe servir como información para intuir la enorme importancia política y económica que debía tener Materno en esta zona.

Reconstrucción Palatium


Lamentablemente, todo ese lujo ha desaparecido hoy día. La posterior e intensa reutilización del edificio hizo que todos esos elementos decorativos desaparecieran. Según han podido descubrir los arqueólogos, este edificio pasó a ser una iglesia en época visigoda. Los numerosos restos escultóricos encontrados (muchos expuestos en el museo) y, sobretodo, la necrópolis adyacente, con más de cien tumbas, son los restos que nos testimonian tal utilidad. En época islámica el edificio siguió en funcionamiento, aunque no se sabe muy bien su función. Tan sólo conocemos su asociación a varios silos y un pozo de agua. La recuperación del lugar por los cristianos conllevó el levantamiento, en este lugar, de la iglesia de Santa María de Batres, custodiada por monjes cluniacenses. En sus alrededores fueron inhumados medio centenar de personas. La última ocupación, ya en época moderna, correspondió a la ermita de Santa María de Abajo, la cual aparece registrada en las “Relaciones Topográficas de los pueblos de España” realizadas bajo el mandato de Felipe II. Esta ermita se mantuvo en pie hasta inicios del siglo XX.   

En la actualidad tan sólo podemos intuir el lujo que tuvo este edificio por medio de las reconstrucciones pictóricas. Tan sólo queda la planta del edificio original romano, varias tumbas de época visigoda y cristiana y un par de sus monumentales columnas junto a la pasarela. Como curiosidad deciros que si os fijáis en una de ellas podréis descubrir grabada una eulogia del Corán.

Tras andar un poquito nos toparemos con el segundo edificio del yacimiento, el denominado Mausoleo. De nuevo tenemos que poner a funcionar nuestra imaginación, pues de este edificio tan solo se conserva la planta y parte del contorno de los muros. En el panel explicativo veremos un dibujo de la reconstrucción realizada por los arqueólogos.

Este edificio tenía planta cuadrada y estaba rematado por un ábside semicircular en su cabecera. Fue levantado combinando piedra, hormigón y ladrillo. Tenía como decoración columnas adosadas a los muros exteriores y un suelo de mosaico, del que sólo se conserva un minúsculo fragmento. En el interior debieron estar colocados varios sarcófagos pertenecientes a los distintos miembros familiares de la villa.

Aunque inicialmente se interpretó esta construcción como un ninfeo, un templete dedicado a las ninfas, divinidades del agua, las últimas investigaciones tienden a identificarlo con el mausoleo familiar. Solía ser común que los personajes importantes de las villas construyeran adyacentes a ellas imponentes mausoleos, lo que aumentaba la importancia escenográfica del conjunto y demostraba el poder de la familia y de sus antepasados.

Maqueta mausoleo Carranque


En este momento, tras estas dos paradas poco provechosas visualmente para el público, la mayoría se encontrarán decepcionados con lo que han visto hasta ahora. En mi opinión es una buena manera de ir introduciéndose en el yacimiento, pues ahora viene el “plato principal” de la visita: la villa de Materno.

Plano villa Materno Carranque


Una enorme estructura de metal protege los restos de la villa de las inclemencias del tiempo. La visita se realiza por medio de pasarelas, lo que permite poder ver las diferentes partes de la villa sin deteriorar el yacimiento ni impedir los trabajos de los profesionales.

Lo que más nos sorprenderá al entrar a esta villa será su gran tamaño, pues ocupa unos 1.000 metros cuadrados. Arquitectónicamente posee una planta cuadrangular y se configura en torno a un patio central (peristilo) el cual servía de distribuidor a las diferentes estancias.

El pórtico de entrada tenía dos torreones laterales y un porche porticado, lo que ya nos anunciaba la importancia de su propietario. Existía, a continuación, un pequeño recibidor de planta circular, con precioso mosaico y linterna en el techo, que daba paso al comentado peristilo distribuidor. En este patio central existían varias columnas de ladrillo que servían de sustento a la techumbre del pasillo que lo rodeaba. Este pasillo estaba pavimentado con mosaicos de tipo geométrico y el patio servía tanto de entrada de luz como de aire fresco.

Pórtico Villa Materno Carranque


Las principales estancias a las que se podía acceder desde aquí eran:

·        el cubiculum, utilizado como dormitorio principal, donde se representaron en mosaicos tres dioses (Diana, Hércules, y Minerva) y cuatro escenas mitológicas, (el Baño de Diana, Píramo y Tisbe, Hilas y las ninfas, y Amimone y Neptuno). Este fue el primer mosaico encontrado y el que dio pie al descubrimiento arqueológico de la villa. Se denominó de La Metamorfosis, porque aparecen partes de la famosa obra de Apuleyo conocida con aquél nombre. Además De ello, en el centro del mosaico aparece el retrato de una mujer elegantemente vestida, la cual algunos identifican con la dueña de la villa. Una inscripción en la entrada a la habitación nos informa sobre los nombres del dueño de la villa (MATERNO), el taller que realizó la obra y el pintor que lo dibujó (HIRINIO), cosa ésta última bastante extraña y nada habitual.

Cubiculum Carranque


·        el oecus, una especie de sala de recepciones con dos alturas cuyo principal atractivo es el mosaico dedicado a la muerte de Adonis. Marte, celoso del amor profesado por Venus hacia el joven, envió un jabalí para matarle. Ambos dioses ven la escena desde la parte superior. (La interpretación de esta sala y la siguiente es discutida y en algunos lugares definen ésta como un triclinium, dejando la denominación del oecus para la otra. En mi opinión, ambas salas pudieron tener funciones intercambiables, según la importancia de la situación).

Oecus Carranque


·        el triclinium, una sala utilizada como comedor donde podemos apreciar el mosaico dedicado a la devolución de la esclava Briseida a Aquiles; Un Ulises muy deteriorado devuelve a Aquiles a la princesa troyana Briseida, arrebatada por celos por el rey Agamenón. Sólo así conseguirá el rey que Aquiles luche junto a él en la batalla de Troya, siendo fundamental para la victoria.

Triclinium Carranque


No obstante, el mosaico más famoso de esta villa es el que representa al dios Océano, personificado en un hombre de largas barbas (aludiendo a las aguas) rodeado de plantas y animales marinos, tanto reales (barbo) como fantásticos (pantera marina). El mosaico se encuentra en un espacio semicircular adosado al triclinium y lindante con el patio. Se piensa que existía un sistema hidráulico que mantenía cubierto este mosaico con una fina película de agua, lo que potenciaba el carácter acuático de esta divinidad. Además, restos de vidrio azul encontrados en este lugar permiten suponer que las ventanas estaban formadas por este material, lo que ayudaba a potenciar aún más el efecto del agua.

Reconstrucción Mosaico Océano Carranque


El resto de salas estaban dedicadas a biblioteca y habitaciones para el servicio. También tienen distintas decoraciones de mosaicos, aunque en esta ocasión son todos de figuras geométricas.

Resulta interesante descubrir que esta villa poseía un sistema de calefacción propio, el cual se sitúa debajo de una sala identificada con una biblioteca. Se trataba de un sistema subterráneo, por donde el calor se propagaba entre las distintas salas. Diferentes piletas de ladrillo eran las encargadas de sustentar el suelo y permitir la circulación del calor. Una tubería incrustada en la pared (llamada tubuli) permitía la salida del aire hacia el exterior para que pudiese circular el calor correctamente.

Funcionamiento Hipocausto Carranque


Próxima a la pared sur de la villa, ya en el exterior, se extendía la denominada pars rustica. Se trataba de un conjunto de edificaciones cuya función era proveer a la villa de diferentes productos. En concreto, los arqueólogos identificaron dependencias para la elaboración del vino y aceite (torcularium), las cuales contaban con zonas para la molienda y el prensado de la aceituna, la decantación del aceite, el prensado de la uva y el almacenamiento del mosto. A finales del siglo IV d.C. todas estas dependencias se utilizarían exclusivamente para elaborar aceite. Esta actividad productiva, tan provechosa económicamente hablando, permitió el esplendor de esta villa.

Aunque podemos terminar la visita al yacimiento acercándonos a los restos de unos molinos medievales junto a la ribera del río, el esplendor de los mosaicos que acabamos de ver habrán sido un final de visita tan perfecto que sólo querremos tener este recuerdo de la visita global.

Espero que con toda esta información os animéis a visitar este importante Parque Arqueológico. Además, en su página oficial podéis descubrir distintos talleres enfocados a los niños, lo que será una experiencia para ellos inolvidable.


Para saber más:

Interesante blog dedicado exclusivamente a exponer este yacimiento arqueológico: http://villaromanacarranque.blogspot.com.es/2013/10/la-villa-de-materno-historia-y-mosaicos.html

Página oficial del Parque Arqueológico de Carranque: http://www.parquearqueologico.org/es/el-parque/yacimiento/la-casa-de-materno

Página patrimonio histórico de Castilla La Mancha: http://www.patrimoniohistoricoclm.es/parque-arqueologico-de-carranque/

Página donde descubrir las partes que componían las villas romanas en general y las de Carranque en particular: http://domusromana.es/



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...