domingo, 26 de octubre de 2014

La película El Médico es una adaptación de la novela homónima de Noah Gordon



En las pasadas navidades de2013 se estrenó la adaptación cinematográfica del libro de Noah Gordon El Médico. Como en todas las películas basadas en libros exitosos, la búsqueda del equilibrio entre el resumen obligado por el escaso tiempo de metraje y el mantenimiento del hilo argumental es una de las tareas más difíciles del director. En esta ocasión, el director Philipp Stölzl, decidió tirar por la calle de en medio y realizar una interpretación muy libre del texto original.

A pesar de ello, el resultado final es una película interesante en cuanto a la intriga y que engancha desde el primer minuto. Ahora bien, las licencias históricas que contiene son demasiado importantes como para no anotarlas aquí. ¿Os apetece conocerlas?


Lo primero que tenemos que advertir a quien quiera ver la película es sobre la propia adaptación. Muchos pensaréis que se trata de una adaptación fidedigna a la obra de Noah Gordon. Yo también lo pensaba. Pero no es nada de eso. Más que adaptación, la película se basa en la novela para crear otra historia diferente con los mismos protagonistas.

Toma el libro como base y la historia general como trama de la película, pero luego varía tanto las tramas particulares de la novela como las relaciones de los mismos personajes. Por tanto, veremos personajes que mueren en el libro y no lo hacen en la película, muertes de personajes totalmente cambiadas, relaciones entre personajes variadas diametralmente (notable es la variación en la relación entre el protagonista y el Sha de Ispahán), personajes importantes ausentes (la mujer del protagonista) y una historia de amor que en el libro no es tal, pero que no puede faltar en una película de aventuras como esta.



Dicho esto, la película no va a defraudar a los interesados en este tipo de género cinematográfico, pues la narración está perfectamente hilvanada para que las dos horas y media largas del film resulten amenas. Si no has leído el libro y te gusta el cine de aventuras épico la película te agradará. Si has leído el libro te defraudará (esto suele pasar, no te preocupes).

A continuación vamos a enumerar los puntos más positivos de la película:

La ambientación histórica, en cuanto al ambiente, vestuario y decorados resulta muy creíble y fidedigna, por lo que, en general, gustará al gran público interesado en la historia. La recreación de la ciudad persa de Ispahán está muy cuidada y merece la pena destacar también el hospital donde trabaja el protagonista. Aunque a muchos les pueda parecer increíble, el contraste entre la medicina en los reinos cristianos y la practicada en el Oriente musulmán era tan exagerado como plasma la película.

Ideas generales que aborda la novela original son reproducidas en la película de forma bastante fidedigna. Especial mención tiene la oposición general entre ciencia y religión, la diferencia cultural entre oriente y occidente y, en mi opinión lo más importante, la convivencia problemática entre las distintas religiones monoteístas. Debemos olvidar definitivamente ese ideal, tan difundido en España, de una convivencia pacífica entre cristianos, judíos y musulmanes. En ningún lugar convivieron pacíficamente. Los cristianos y los musulmanes tuvieron una convivencia difícil y los judíos, con sus costumbres tan particulares y su sociedad encerrada en sí misma, siempre dependieron del poder dominante, tal como se refleja en la película.

Entre los puntos negativos tenemos que destacar varios errores históricos:

A mediados del siglo XI la ciudad de Ispahán cayó en manos de los turcos selyúcidas. No sólo es imposible que el gran médico musulmán Avicena (Ibn Sina en la película) muriera en la toma de la ciudad, pues sabemos que falleció en el año 1037, sino que nunca lo hubiera hecho de la forma que narra la película. Un hombre dedicado al saber y a la medicina nunca tomaría veneno. Sabemos que Avicena murió en un viaje a Hamadán, de una crisis intestinal grave. Por cierto, que fue en esta ciudad de Hamadán donde pasó gran parte de su existencia, llegando a ser visir del emir Shams al-Dawla. Fue debido a la muerte del emir que se vio envuelto en intrigas palaciegas y debió huir a Ispahán, al lado del emir Ala ad-Dawla Muhammed. Por tanto, según nos cuenta su biografía, Avicena no se rendía ante la adversidad.

El mensaje final del libro original, en mi modesta opinión, intentaba mostrar la conciliación existente entre las diferentes religiones monoteístas en base al conocimiento científico y a la mutua tolerancia. En la película este mensaje desaparece y se trastoca por el de la intransigencia religiosa respecto al avance de la ciencia. Un mensaje que recuerda el de la película de Amenábar, Ágora, y que hoy día tiene muchos seguidores.

La figura del protagonista, en la película, es tan sobresaliente que deja en un segundo plano al resto de personajes. Algo totalmente injusto, máxime con Avicena, verdadera figura histórica protagonista. La importancia de Avicena en la medicina antigua es tan importante que sus textos fueron traducidos y reproducidos durante toda la Edad Media y sólo a partir del Renacimiento comenzaron a perder importancia. Respecto a su labor como filósofo, Avicena fue el gran renovador aristotélico, tal como muestra la película, y su influencia fue notable en todos los grandes pensadores medievales occidentales.

La facilidad con la que el protagonista realiza todo su periplo vital hace inverosímil la mayoría de la película. El mismo viaje de Inglaterra a Persia es un peregrinaje tan increíble que su simple consecución hubiera sido un éxito memorable. La desenvoltura con la que se hace pasar por judío tampoco es creíble y resulta difícil pensar que pudiera engañar a los judíos. Ser judío es algo más que estar circuncidado y querer serlo. Y, por último, el error más flagrante, es el del idioma. No es posible que un analfabeto inglés pueda entenderse perfectamente en Persia y mucho menos leer tratados científicos. En la obra original el autor se recrea en el proceso de aprendizaje del idioma por parte del protagonista, algo que en la película se decidió prescindir. Aunque la excusa puede ser el tiempo de metraje, la no inclusión de este aprendizaje tiene el efecto negativo de hacer inverosímil el resto de la historia.

Respecto a las operaciones llevadas a cabo por los médicos debemos hacer algún inciso. La operación de apendicitis del Sha es del todo inverosímil. Y teniendo en cuenta que hubiera tenido éxito, su participación en una batalla al día siguiente hubiera sido imposible. Y os hablo con conocimiento de causa, pues mi mujer sufrió una peritonitis (rotura del apéndice) tal como le debió ocurrir al Sha y no pudo levantarse de la cama en varios días.

Pero lo que más me sorprendió fue el tratamiento dado a la operación de cataratas. En aquella época medieval, la operación de cataratas consistía, simplemente, en empujar el cristalino opacificado con un objeto punzante para que no interfiriera en la línea de visión. De esta forma, las personas que habían quedado prácticamente ciegas por la opacificación del cristalino volvían a recibir luz en sus retinas. La impresión subjetiva de esas personas sería la de volver a ver, pero debemos tener en cuenta que su sistema visual había perdido una lente de unas 20 dioptrías. Si la visión de objetos lejanos, sin cristalino, se reduciría bastante, las posibilidades de realizar tareas en cerca queda totalmente descartada. Por tanto, el barbero inglés operado de cataratas no podría haber seguido realizando su oficio. Vería luz y sombras, identificaría objetos, pero sería incapaz de diferenciar, por ejemplo, el diente a sacar de un paciente o no podría realizar una sutura correctamente.

Como vemos, la película tiene numerosas licencias que impiden clasificarla como histórica. Ni recrea un episodio histórico verídico ni la historia que cuenta es verídica históricamente hablando. No obstante, el producto final, al estar envuelto por un decorado tan impecablemente reproducido, nos otorga la falsa sensación de realidad. Sin duda la producción alemana se aproxima adecuadamente a las películas de Hollywood en el sentido de crear buenos Blockbuster de palomitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...