jueves, 20 de febrero de 2014

Las modernas pantallas LED no dañan nuestros ojos (I)


Hace unos meses publiqué un artículo sobre los novedosos filtros CSR®, los cuales protegen nuestra retina de la nociva luz azul emitida por la mayoría de dispositivos digitales actuales. El objetivo de estos filtros, así como el de otros similares ofertados por otros fabricantes, era proteger la vista de los usuarios de gafas que trabajan ante dispositivos digitales.



Ahora bien, muchas personas que no necesitaban gafas se preguntaban si estaban obligados a hacerse unas para proteger su retina. Bueno, pues no es necesario. Gracias a un nuevo producto que aparecerá en breve en el mercado español, todas las personas podrán proteger eficazmente su retina sin necesidad de utilizar gafas.

¿Quieres saber cómo?


Uno de los avances más importantes en el mundo de la Óptica en el comienzo del siglo XXI es el inicio de la prevención ocular. Hasta ahora nuestros pacientes tenían un problema visual que era necesario compensar con lentes. Pero ahora nuestro espectro de actuación se amplia hasta todas aquellas personas que no tienen problemas visuales aparentes, aquellas que no nos visitaban.

En efecto, la protección ocular se ha convertido en una necesidad dada la alta esperanza de vida de la población actual. Nuestros ojos, tal vez uno de los sentidos más sensibles de todos los que tenemos, envejecen de forma prematura y las consultas oftalmológicas se están llenando con personas que, por edad, aún son relativamente activos pero que no tienen una visión acorde a sus expectativas vitales.

Hace unos cuantos años, una persona de 70 años no tenía la calidad de vida de la que disfrutan actualmente nuestros mayores. Ni las posibilidades para viajar o mantener una vida activa. Por ello, al igual que cuidamos nuestra alimentación y nuestro cuerpo para llegar a nuestra vejez lo más sanos posibles, corporalmente hablando, también tendremos que prestar atención a nuestros ojos, cuidándolos para que los podamos usar de manera eficiente el mayor tiempo posible.

Desde hace años los ópticos nos enfrentamos a un problema que el mundo anglosajón denomina “Computer Vision Syndrome. Afecta a todas aquellas personas que trabajan diariamente con ordenadores y los síntomas más frecuentes son la fatiga ocular, dolores musculares (principalmente cuello y espalda), la irritación y enrojecimiento de los ojos, sensibilidad acusada a la luminosidad y miopías transitorias que terminan consolidándose en el sistema visual del paciente.

El tratamiento de este síndrome pasa por el uso adecuado de diversas medidas ergonómicas encaminadas a mantener posturas y distancias de trabajo correctas, así como unos descansos pautados para  evitar un exceso de trabajo continuo en distancias cortas. En muchos casos, además, es necesario prescribir lentes, pues cualquier mínimo defecto visual es magnificado ante el trabajo continuo delante de una pantalla.

Además de los problemas anteriores, recientes estudios confirmaron que la emisión de luz de las pantallas LED actuales potencia la franja de longitudes de onda corta (luz azul), es decir, esa luz artificial contiene grandes cantidades de luz tóxica para nuestros ojos.

Al igual que necesitamos el oxígeno para respirar, pero ello provoca el envejecimiento directo de nuestras células (oxidación), necesitamos la luz para ver, pero existen longitudes de onda que nos perjudican directamente.

La luz tóxica azul se identifica con el ultravioleta. Muchas personas están acostumbradas a usar gafas de sol en el exterior para proteger sus ojos de los nocivos rayos ultravioleta. Pero ignoran que al utilizar todo tipo de dispositivos con pantallas LED están sometiendo al ojo a una radiación dañina con unos efectos muy perjudiciales a largo plazo (cataratas, DMAE…).

El problema de este daño ocular es que resulta silencioso. Las células retinianas afectadas por el exceso de radiación terminan muriendo, no pudiendo el ojo reemplazarlas por otras similares. Y esa muerte celular es del todo silenciosa. Cuando empezamos a notar sus efectos en nuestro organismo ya es demasiado tarde para tomar medidas. Si queréis informaros un poco del daño que supone la DMAE os recomiendo visitar este enlace: http://www.cidema.org/

¿Habéis pensado alguna vez cuantas horas al día os pasáis mirando una pantalla LED? Si utilizáis el ordenador en el trabajo puede que la media sea entre 5 y 8 horas. Pero a eso debéis sumarle el tiempo que dedicáis a mirar vuestro móvil, vuestra tablet y vuestro ordenador particular. ¿Asusta, verdad?

Por ello es necesaria una protección eficiente contra la luz tóxica. Necesitamos un filtro que mitigue ese tipo de radiación y proteja nuestros ojos de los efectos nocivos de este tipo de luz.

En un primer momento aparecieron en el mercado los filtros específicos añadidos a las lentes de óptica. Ahora hace su aparición RETICARE®, una lámina adhesiva para incluir a tu pantalla LED. Se trata de un filtro similar que impide el paso de gran parte de la luz tóxica emitida por los dispositivos digitales. Según pruebas en laboratorio el uso de este filtro reduce la muerte celular en retina unas 10 veces más que si no lo utilizamos.



RETICARE® se fabrica para multitud de marcas y se puede añadir tanto a móviles, tablets y ordenadores. Aún no está disponible para televisores pero aquí el daño no es tan importante, pues la distancia de visionado es mayor. El problema con móviles, tablets y ordenadores es la corta distancia de trabajo que utilizamos con ellos, lo cual hace que tengamos una alta exposición a la luz tóxica.

Existen distintos grados de protección según la edad y el tiempo de exposición de cada usuario. En la siguiente tabla podéis saber que filtro se adecua a vuestro nivel de vida.



Como podéis observar, los niños y ancianos requieren de mayores protecciones debido a que sus ojos no tienen la protección natural adecuada ante la luz azul tóxica, en el primer caso por no haber desarrollado todavía los sistemas de protección y en el segundo por tenerlos debilitados por el envejecimiento.

Muchos os estaréis preguntando porqué los fabricantes de pantallas no incluyen este tipo de filtros si realmente son tan importantes. La respuesta es simple, aún no existe una demanda social del problema y añadirlo repercutiría en un aumento de los costes de producción y del precio final del producto. No obstante, algunas marcas como VEXIA® están empezando a incluir estos filtros en sus pantallas. Creo que será cuestión de tiempo que estos filtros se estandaricen como una medida obligatoria para todas las pantallas LED, pero mientras llega el día (la CEE es lenta en sus resoluciones sanitarias) nosotros permanecemos expuestos a esta luz tóxica.

Anteriormente podíamos alegar ignorancia ante el problema. Pero hoy día, con el conocimiento que tenemos respecto a la luz tóxica no podemos quedarnos impasibles ante este problema. Por ello debemos tomar la iniciativa e invertir en salud, en nuestra salud ocular.

RETICARE® podéis comprarlo en ópticas, en algunas grandes superficies como Carrefour o El Corte Inglés y a través de la página web de la compañía (www.reticare.com).

Los precios de los filtros protectores varían según para el dispositivo que se quiera cubrir, aunque a modo orientativo para un típico SmarthPhone Samsung Galaxy ACE® 2 su PVP sería de unos 13€. Para tablets los precios subirían a cerca de 20 y para ordenadores portátiles unos 30€. Como vemos, unos precios bastante asequibles y al alcance de todos los usuarios de este tipo de dispositivos, cuyos costes son muchísimo mayores.

Y por si aún no os he convencido os animo a visitar la página del fabricante, lugar en donde podréis ampliar toda esta información e informaros de los distintos estudios existentes sobre el daño de la luz tóxica en nuestro sistema visual.

No obstante, ante productos novedosos, resulta interesante conocer otros puntos de vista. RETICARE ha creado muchas discusiones entre distintos colectivos y este arículo no estaría completo si sólo diéramos una parte de la información. Por tanto, os animo a ver la segunda parte.

FUENTES:

5 comentarios:

  1. Y no sería más facil que las gafas incluyeran este tipo de protección?
    y así no haría falta comprar un filtro para cada dispositivo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu participación.

      En efecto, este tipo de filtros ya se comercializan en los lentes de óptica que se colocan en las gafas. Tienes varios artículos en este blog sobre ellos. Se llaman, según la casa comercial que los distribuye, BlueControl, Preventia o CSR.

      Por otro lado, el filtro colocado directamente en la pantalla permite a varios usuarios utilizar los dispositivos electrónicos con mayor protección a la luz azul tóxica, sin necesidad de utilizar cada uno una gafa que incorpore tal protección.

      La solución elegida por cada usuario deberá basarse en los usos personales de su familia. No olvidemos que los niños son los que más protección deberían tener a la luz azul tóxica y a la radiación UVA y no todos utilizan gafas desde pequeños, ¿verdad?

      Poco a poco veo cada vez más niños con gafas de sol en la playa o la montaña. Ahora toca concienciar de la protección ante los dispositivos digitales.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola, muchas gracias Diego por tu blog.
    Estoy buscando marcas de gafas para proteger mis ojos.
    He encontrado en Amazon algunas bastante mas baratas, por 20 euros.
    ¿Sabrias decirme si pueden servir unas de 20 euros o es necesario comprar esas marcas que recomiendas?
    Un saludo amigo
    (Respondeme en esta pregunta en lugar de la anterior, por favor, que se me ha olvidado marcar la opcion de recibir aviso por mail de tu respuesta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola goldenboy.

      Nadie da duros a pesetas por lo que no te recomiendo comprar unas gafas que valen menos que el precio de coste de una pareja de lentes con filtro a la luz azul.

      Creo que en este caso es uno de los múltiples engaños que circulan por la red.

      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...