domingo, 3 de enero de 2016

No existen manuales de los oráculos antiguos



Una de las obras antiguas más extrañas conservadas hasta la fecha es el llamado Oráculo de Astrampsico (Sortes Astrampsychi). Se trata de una especie de manual con el cual, en base a unas combinaciones numéricas, se puede predecir el futuro.

Podemos imaginarnos que este libro sería utilizado por oráculos y adivinadores profesionales en el mundo antiguo, los cuales agregarían al espectáculo diversos números teatrales.

¿Queréis consultar vuestro futuro como lo hacían en el Mundo Antiguo?


Este documento de sabiduría mística y adivinatoria tiene diversos atractivos que lo hacen único y especial. Por un lado, al contrario que otros textos similares, responde preguntas muy concretas con respuesta igual de concisas. Es decir, no se anda por las ramas con respuestas ambiguas que pueden interpretarse de diversas maneras. Ante la pregunta “¿Heredaré de mi padre?” una de las respuestas posibles es “No. Nunca lo harás”.

Relacionado con lo anterior está el hecho de ser un texto que gozó de una fama enorme en la antigüedad. Ello lo comprobamos gracias a las numerosas copias existentes sobre él y por los numerosos papiros y manuscritos que lo citan o lo transmiten. Lógicamente, con el paso de los años, muchas versiones incluían nuevas preguntas, pero la esencia de todas ella era el texto madre original.

La cronología es algo problemática, aunque parece seguro que los datos de su pretencioso prólogo, indicando su uso por el famoso Alejandro Magno, son falsos. Los especialistas lo suelen datar en el siglo III d.C. por diversas razones.

Astrampsico es un nombre egipcio y aparece en algunos papiros de magia egipcios. Y las preguntas y respuestas del oráculo tienen una gran similitud con las peticiones egipcias a los oráculos de los templos, las cuales siguen la fórmula de prótasis-apódosis. De ser el origen del texto egipcio, las preguntas 88 y 95, relativas a cargos de gobierno, nos otorgan una fecha de creación bastante precisa: 200 d.C. como fecha terminus post quem (fecha en la que se establecieron esas oficinas en Egipto).

El valor de este documento lo descubrimos al contextualizarlo. En el año 385 Valentiniano y Teodosio prohibieron este tipo de oráculos paganos. Pero esta medida no pudo acabar con la fama de este texto, el cual pervivió durante toda la antigüedad tardía y continuó reproduciéndose y utilizándose durante la Edad Media. (Ej.: Sortes Sangallenses).

Uno de los aspectos más interesantes de este texto es la posibilidad de ser utilizado por cualquier persona. En la antigüedad, si una persona quería descubrir  su futuro, debía acudir a los templos y/o los oráculos más famosos (Delfos, Cumas, Shiwa) y escuchar lo que el sacerdote de turno le aconsejaba. Como podemos imaginar, se trataba de una consulta costosa, tanto en tiempo de viaje como en dinero a gastar por obtener la respuesta.

Kílix ático de figuras rojas, donde Egeo, rey de Atenas, consulta a la Pitia, el Oráculo délfico, la cual está sentada en un trípode. Hacia el 440-430 a. C. Museo de Berlín.


No obstante, aunque su uso es sencillo, debemos recordar que en la antigüedad el analfabetismo era la condición habitual. Por tanto, los especialistas suponen que este documento sería utilizado por un número reducido de personas: oráculos ambulantes, sacerdotes especializados en algún tipo de investigación…

La fama de todo texto escrito tiene la sombra de la copia y el plagio. Desde su más temprana aparición, el oráculo de Astrampsico fue falsificado y copiado. Luego, con el cristianismo, algunas preguntas fueron cambiadas y los nombres de dioses paganos directamente sustituidos por personajes de la Biblia.

Seguro que a estas alturas ya estáis deseando consultar este famoso oráculo, pero primero debo explicaros como funciona. Astrampsico, en la carta introductoria, nos da las claves para utilizar su método adivinatorio, las cuales, resumidas, son las siguientes:

1-    Escoges una de las preguntas que aparecen formuladas (92), intentando que se asemeje lo máximo posible a la duda que posees y quieres consultar.
2-    Eliges un número al azar entre el 1 y el 10.
3-    A continuación sumas el número al azar con el número situado delante de la pregunta.
4-    Consultando la tabla de correspondencias obtendrás un número nuevo: debes buscar la suma anterior en la columna de números en color negro. Una vez encontrado el nuevo número estará marcado en color rojo.
5-    Ese número de color rojo te indica la década donde debes buscar tu respuesta. Existen 103 décadas, con 10 respuestas cada una.
6-    La respuesta final del oráculo se obtiene eligiendo, en la década que nos ha correspondido, la respuesta que coincide con nuestro número elegido al azar.

Tal vez, un sencillo ejemplo sea la mejor manera de ilustrarlo.

19- ¿Tendré éxito?

Número elegido al azar: 2

Número a consultar en la tabla de correspondencias: 19 + 2 = 21

Número correspondiente (en rojo): 8

La respuesta será la segunda (número al azar) de la 8ª década:
Tendrás éxito al fin, cuando seas algo mayor.”

Bueno, en lo personal no me fue mal la consulta al oráculo. Aunque espero que el éxito no aparezca en mi jubilación.

Si quieres consultar tu futuro pincha aquí.

FUENTES:

Martínez, Javier: Falsificaciones y falsarios de la Literatura Clásica. Ediciones clásicas 2011.
Losada Maestre, Roberto: El análisis de riesgos en las políticas públicas: del análisis empírico al planteamiento normativo. Tesis doctoral Universidad Carlos III. Departamento Ciencias Sociales. 2013.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...