domingo, 21 de junio de 2015

No tengo más preguntas, señoría… (Sobre lentes de contacto)


¿Cuantas veces hemos dudado algo sobre nuestras lentes de contacto y no hemos sabido que hacer? 
Nuestro contactólogo no está a mano y debemos decidir si ponernos esa lentilla que acaba de caerse al suelo. Generalmente optamos por la peor de las opciones posibles. Simplemente por ignorancia de las posibles consecuencias que tal acción puede tener en nuestro ojo. 
A continuación responderé a las principales preguntas que encuentro en mi consulta clínica diaria. ¡Espero que te ayuden!


Preguntas frecuentes sobre las lentes de contacto

¿Son las lentes de contacto perjudiciales para el ojo?

En ningún caso una lente de contacto adaptada por un contactólogo dañará tu ojo. Únicamente los malos hábitos de uso y conservación de lentes de contacto generan problemas al ojo. Manteniendo un uso responsable de las lentes de contacto y una limpieza estricta, siguiendo las normas arriba indicadas, minimizarás enormemente el riesgo a una posible infección o problema ocular asociado a las lentes de contacto.

¿Son incómodas las lentes de contacto?

Una lente de contacto no debe resultar incómoda pasado el inicial periodo de adaptación. Lo ideal es que no notes las lentillas durante el porte y te olvides de que las llevas puestas.



¿Cuánto tiempo puedo utilizar mis lentes de contacto?

Una de las principales causas de intolerancia al uso de lentes de contacto viene provocada por el porte excesivo de lentes de contacto. Utilizar las lentes de contacto demasiadas horas al día provocará que en un futuro no puedas utilizarlas en absoluto. Esto viene determinado por la salud de la córnea. Ésta es una parte del ojo (la capa más exterior) que no tiene vasos sanguíneos. Por tanto, necesita recurrir al oxígeno del aire para nutrirse.
Las lentillas, por mucha transmisibilidad al oxígeno que posean, no dejan de ser una barrera para el paso normal de oxígeno. Por tanto, si dividimos el día en tres partes de 8 horas, lo aconsejable es usar las lentillas un tercio del día. Si tenemos en cuenta que un tercio lo pasamos durmiendo, momento en el cual la córnea no “respira” al estar cubierta por los párpados, el otro tercio restante servirá para recuperar nuestra córnea.
No obstante, la calidad de los nuevos materiales de lentillas posibilita un uso mayor de horas a lo largo del día sin ocasionar trastornos oculares. A pesar de lo anterior, nunca es recomendable utilizar las lentillas más de 10 horas al día.

¿Son fáciles de perder mis lentes de contacto?

Unas lentes de contacto bien adaptadas por un contactólogo profesional tendrán pocas posibilidades de perderse. Hoy día se suelen adaptar lentes blandas, las cuales son aptas para utilizarse en deportes de contacto. Sólo frotarse enérgicamente los ojos o llorar con ellas puestas pueden ocasionar la caída de la lentilla del ojo.
Uno de los mitos más extendidos entre la población es que las lentillas se pueden perder detrás del ojo. Este caso es fisiológicamente imposible, pues una membrana interna tras los párpados impide tal posibilidad. Como mucho es posible que la lentilla se arrugue y quede alojada debajo del párpado superior, pero nunca pasará de allí. Si no puedes sacarla masajeando suavemente los párpados, acude a tu contactólogo.

¿Puedo bañarme con mis lentes de contacto?

Los usuarios de lentillas pueden ducharse con ellas, siempre y cuando tengan la precaución de cerrar los ojos para que el agua no entre en contacto con las lentillas. Respecto a baños en piscinas o en el mar su uso está totalmente desaconsejado, pues las probabilidades de pérdida o contaminación son muy altas. En estos casos es preferible utilizar gafas de natación graduadas.

¿Puedo dormir con mis lentillas?

Dormir con lentes de contacto deteriorará nuestra salud ocular enormemente, pues al mantener los párpados cerrados la presión sobre la córnea es excesiva. Mientras dormimos realizamos numerosos movimientos oculares involuntarios y el roce continuado de la lente de contacto sobre la córnea puede provocar problemas tales como úlceras. Además añadimos otra barrera más a la llegada de oxígeno a la córnea. Al despertar notaremos que la lente de contacto se ha quedado seca y pegada a nuestro ojo, cuando lo normal es que la lente de contacto flote en la lágrima.
Actualmente existen unas lentes de contacto especiales, de uso prolongado, con las cuales se puede dormir. Están fabricadas con materiales especiales (hidrogel silicona) que permiten una oxigenación extra de nuestros ojos. No obstante, es necesaria una adaptación especial a este tipo de lentes de contacto por un contactólogo profesional, y no todas las personas pueden utilizarlas, dependiendo de su salud corneal.

¿Puedo estirar la vida útil de mis lentillas?

La crisis que sufrimos actualmente ha provocado que muchos clientes de lentes de contacto no respeten los plazos de reemplazo de sus lentes de contacto desechables. Puesto que en la mayoría de ocasiones no sufren ninguna alteración aparente, estiran y estiran la vida útil de las lentillas. Existen casos extremos donde las lentillas sólo son sustituidas cuando comienzan a molestar al ojo.
Este tipo de actitudes son muy perjudiciales para el ojo y son la causa de la gran parte de rechazos a las lentes de contacto, así como de numerosas alteraciones oculares crónicas. El problema de este tipo de alteraciones oculares es su silenciosa actuación. Cuando dan la cara y el paciente llega a la consulta del contactólogo es demasiado tarde para resolverlo. El ojo tiene un gran poder de adaptación y una gran capacidad de sufrimiento, pero cuando llegamos a su límite no existe vuelta atrás.
Las lentes de contacto están diseñadas para mantener sus propiedades físicas durante el tiempo que recomienda el fabricante. Si son mensuales durarán un mes desde que las abres de su estuche. A partir de esa fecha la lente no mantendrá la correcta transmisibilidad al oxígeno ni serán adecuados sus parámetros físicos (Radio de curvatura). Además, la limpieza no será efectiva, siendo un foco de posible infección ocular.

¿Por qué me molestan mis lentes de contacto tras años de usarlas sin problemas?

Una de las razones puede ser haber mantenido unos malos hábitos de uso y conservación de tus lentes de contacto.
No obstante, la edad provoca cambios en nuestro ojo, aumentando su sequedad. Ello influirá en la calidad de porte de tus lentillas. Acude a tu profesional de la salud para informarte sobre la posibilidad de utilizar materiales más adecuados a tu problema.
Igualmente, el consumo de ciertos medicamentos puede alterar nuestro metabolismo, haciendo el porte de lentillas incómodo. Antihistamínicos, anticonceptivos orales o tranquilizantes tienen un efecto perjudicial para los usuarios de lentillas.
Las embarazadas, con sus cambios metabólicos, también suelen manifestar un porte más incómodo de sus lentes de contacto. Si es posible, su uso deberá limitarse lo más posible durante las etapas de gestación.

¿Puedo compartir mis lentes de contacto con un amigo/a?

Las lentes de contacto son adaptadas para cada persona individualmente y resulta complicado que dos personas distintas puedan utilizar la misma lentilla. Además de los daños oculares que se pueden producir existe una simple razón higiénica.

¿Puedo utilizar cualquier líquido para limpiar mis lentillas?

Sólo el líquido de mantenimiento aconsejado por tu contactólogo es el indicado para la limpieza de tus lentes de contacto. Existen lentillas que necesitan líquidos específicos para su correcta limpieza y desinfección. Además, ciertas gotas humectantes pueden teñir las lentillas, obligándonos a tirarlas.
Por supuesto, NUNCA se pueden limpiar las lentes de contacto con agua del grifo. La lente de contacto puede contaminarse con una bacteria llamada Pseudomona que puede provocar serios problemas oculares.

¿Puedo maquillarme los ojos con lentillas?

Si, pero tomando ciertas precauciones. Primero colócate las lentillas y luego maquíllate, teniendo precaución de no introducir maquillaje en el interior del ojo. Es recomendable utilizar tipos de rimel resistentes al agua, para que no se deshagan y contaminen la lentilla. Por supuesto, no te maquilles la parte interior del párpado y ten cuidado con las máscaras de pestañas muy duras, pues podrían arañar tus lentillas.
Las lacas y colonias también son muy peligrosas para las lentillas. Evita que ninguna gota caiga sobre tus lentillas, o tendrás que desecharlas.
A la hora de retirar el maquillaje ten la precaución de sacar las lentillas primero, evitando que se contaminen con la pintura.

¿Por qué mis lentillas se deterioran antes del final de su vida útil?

Ambientes secos, muy cargados y con mucha contaminación deterioran mucho más rápido las lentes de contacto que ambientes limpios y con relativa humedad ambiental. Las personas fumadoras notarán que sus lentillas duran menos por el mismo motivo.

¿Por qué yo no puedo usar mis lentillas delante del ordenador?

Para que la lentilla se encuentre en óptimas condiciones dentro del ojo la frecuencia de parpadeo debe ser de 22 por minuto. Sólo así lograremos conservar la lentilla hidratada y limpia dentro del ojo.
Cuando leemos delante de un ordenador nuestra frecuencia de parpadeo se reduce hasta 2/3, lo que provocará que la lente se seque y moleste. Además, las pantallas de ordenador atraen mucho polvo, parte del cual ensuciará nuestra lentilla, dificultando aún más el porte.
Todas estas razones hacen que las lentillas sean relativamente incómodas durante el uso de pantallas de ordenador. No obstante, existen personas que toleran mejor que otras estos inconvenientes.

¿Tengo molestias al retirar mis lentes de contacto?

Un porte demasiado prolongado, excediendo las horas recomendadas, o haber estado en ambientes muy secos pueden provocar molestias a la hora de retirarnos las lentillas. En estos casos es recomendable utilizar lágrimas artificiales antes de quitarnos las lentes de contacto.
No obstante, si esta situación deja de ser puntual para convertirse en habitual deberás visitar a tu contactólogo.

6 comentarios:

  1. En definitiva, hay muchos aspectos que estan relacionados con la humedad para mejorar el rendimiento de nuestras lentillas. Este post servirá de mucha ayuda, ya que todavía hay mucho desconocimiento sobre las lentillas. Hay que entender que no es tan simple como llevar gafas, aunque aporta muchas ventajas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nadia, muchas gracias por comentar y participar. Es muy interesante tu aportación, pues las lentes de contacto, como bien dices, requieren de un mantenimiento y unas normas muy distintas de las que tenemos con las gafas.

      Lo primero que debemos tener presente es que las lentes de contacto son un producto sanitario que debe ser adaptado por un contactólogo. Es muy importante seguir sus recomendaciones de utilización, pues las lentes de contacto son toalmente inócuas para el ojo si se utilizan correctamente; pero pueden causar daños si no se hace un uso adecuado de ellas.
      Y el problema de las lentes de contacto es su "daño" silencioso. Cuando, tras varias décadas cometiendo barbaridades con las horas de uso o la limpieza, empiezan los problemas de comodidad, éstos ya son imposibles de solucionar.
      Sólo informando y concienciando a los pacientes de la necesidad de su colaboración y de la importancia de las revisiones periódicas lograremos que los abandonos de lentillas bajen considerablemente.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola,

    Uso lentillas desde hace décadas pero desde el último año no las utilizo diariamente y la mitad de los días llevo gafas.

    Siempre he llevado lentillas de larga duración, teóricamente anuales aunque la verdad es que las usaba más tiempo aunque veo que no es lo idóneo.

    Ahora me plantean que me pase a las mensuales. Supuestamente debería tirarlas una vez transcurrido un mes desde la apertura del envase pero... entonces me las habré puesto, a lo sumo, 15 días y el coste será todavía mayor lo que es un problema para mí.

    ¿Las anuales toleran mejor que alargue su duración?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, amigo lector.

    Las lentes de contacto tienen una duración determinada debido a diferentes estudios realizados en laboratorio, por lo que alargar el tiempo de uso recomendado únicamente perjudica a tu salud.

    El problema de las lentes de contacto reside en no provocar efectos inmediatos en el ojo. Y cuando son evidentes, ya es demasiado tarde para actuar.

    Las lentes anuales, de manera general, están compuestas de hidrogeles tradicionales, con una baja trasnmisibilidad al oxígeno y una reducida hidratación. Sus principales problemas residen en que un porte mayor a ocho horas genera hipoxia (falta de oxigenación) en la córnea, su bajo contenido en agua provoca que, al deshidratarse, pierde sus parámetros estándar(radio, diámetro...), lo que provoca a su vez, con el paso del tiempo, daños en la superficie corneal, y la limpieza de esta lente de contacto no termina siendo adecuada pasado un año de uso.

    Las lentes de contacto desechables de última generación, compuestas por hidrogel de silicona corrigen los problemas anteriores. Poseen una trasnmisibilidad de oxígeno a la córnea cercana al 100%, una alta hidratación (sobre el 55%) y al reemplazarse al mes nos ahorramos problemas de intolerancias por proteinas desnaturalizadas (aparecen a partir del día 30 desde la primera puesta).

    Si, en tu caso, no quieres colocar las lentes de contacto más que unos pocos días al mes la mejor opción son las lentes de contacto diarias de usar y tirar. Los packs de 90 unidades son los más económicos a la larga y si la usas 2-3 días a la semana es más económica que la opción mensual. Además, logras quitarte los conservantes de los líquidos de mantenimiento y minimizas al máximo cualquier tipo de problema.

    En salud, aunque la cartera es importante, no debe ser el factor más importante a la hora de tomar la decisión. Y lo peor que puedes hacer es ahorrarte unos euros alargando la vida útil de las lentes de contacto, pues no le haces ningún favor a tus ojos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu respuesta.

    Lamentablemente, me dieron a probar unas lentillas de hidrogel de silicona y, al menos esa marca (no la recuerdo, no la toleraba porque me resecaba muchísimo el ojo, con enorme diferencia sobre las que utilizaba anteriormente. Preguntaré por otros fabricantes o valoraré las de uso diario que me sugieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez.

      No es raro lo que te ha pasado, por lo que detecto que tu búsqueda de nuevas lentes de contacto se debe, en parte, a una intolerancia a las anteriores.

      Los nuevos materiales de hidrogel de silicona, a pesar de contener más agua, paradójicamente provocan iniciales molestias en algunos usuarios de hidrogeles tradicionales. No pierdas la fe y prueba con otros fabricantes, pues es posible que encuentres alguna lente de contacto mejor para ti. En todas tendrás una sensación de molestia los primeros 4-5 días, pero debería remitir en una semana a lo sumo. En caso contrario deberías pasar a otro fabricante y otros parámetros y/o material.

      En caso de no tolerar ninguna mensual, las diarias son la mejor opción. En concreto, la casa ALCON tiene una lente llamada TOTAL 1 DAY que se la estoy adaptando a muchos casos de abandono por intolerancia y van bastante bien.

      No te desanimes y consulta a tu óptico.

      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...