domingo, 6 de julio de 2014

Yo no puedo usar lentes de contacto



El mercado de lentes de contacto en España es una de las mayores posibilidades de negocio que tiene la Óptica actualmente. El crecimiento en su uso aumenta año tras año, lo que implica nuevos clientes y nuevas posibilidades de venta. No obstante, aún nos queda mucho por hacer a los profesionales de la visión.

Según el último estudio de campo realizado en España (“Usuarios de lentes de contacto”, 2011), un 7,4% de la población comprendida entre 12 y 65 años utiliza lentes de contacto. Esto significa que existen unos 2,5 millones de usuarios de lentillas en España. Aunque yo prefiero fijarme en otra cifra resultante de tal estudio. Existen unos 12 millones de personas en España, usuarios de gafas, que nunca utilizaron lentes de contacto.

Otra cifra es aún más alarmante: 1.280.000 usuarios de lentes de contacto dejaron de utilizarlas y abandonaron su uso por diversos motivos.

Tras este breve repaso a las cifras del estudio vamos a realizar un artículo con dos claros objetivos: animar al uso de las lentes de contacto y mostrar las soluciones existentes para aquellos usuarios que abandonaron sus lentes de contacto.



Muchas personas a las que adapto lentes de contacto me suelen indicar que, de haber sabido los beneficios que obtendrían, las hubieran utilizado mucho antes. Es una sensación lógica, pues el uso de lentes de contacto, alternándolo con las gafas, es actualmente la mejor opción de compensación de nuestros errores refractivos.

Los profesionales de la visión debemos, por tanto, animar al uso de lentes de contacto, porque mejoran ostensiblemente la visión de nuestros pacientes. Y en este punto tenemos en España un gran agujero negro, pues sólo el 19,7% de los pacientes que comenzaron a usar lentes de contacto lo hicieron por recomendación de un profesional. La gran mayoría (43,6%) lo hicieron por voluntad propia. Y existe un número estimado de 5 millones de españoles que no usan lentes de contacto porque nunca les fue propuesto por su profesional de la visión o porque ignoran que puedan utilizarlas. Es decir, el número de potenciales usuarios dobla al número de los portadores de lentes de contacto.

Ahora bien, no podemos realizar acciones que desprestigien nuestra profesión, tales como regalar a todo el mundo unas lentes de contacto de prueba indiscriminadamente. Las soluciones para compensar los errores refractivos de los pacientes deben ser personalizadas y adecuadas a cada usuario. Por ello es necesario informar y preguntar sobre las necesidades particulares de cada paciente.

En muchos casos, dado que la mayoría de pacientes inician la adaptación de lentes de contacto por motivos estéticos (48%), los profesionales de la visión solemos aconsejar su uso casi exclusivamente a mujeres. En el caso de España estamos cometiendo un grave error, pues según datos del año 2013 las adaptaciones de lentes de contacto a hombres suponen un 54% del total.

Existen varios mitos falsos sobre las lentes de contacto que las personas tienen asumidos como verdaderos. Y todos ellos son erróneas concepciones que desaniman el uso de las lentes de contacto. Vamos a repasarlos someramente y dar un poco de luz al asunto:

-         Las lentillas son incómodas: Las primeras lentes de contacto que se utilizaban en España hace 50 años eran de PMMA. Este material plástico era muy rígido, por lo que las adaptaciones eran largas y costosas. El paciente debía acostumbrarse a llevar un trocito de plástico rígido dentro del ojo, cosa que no dejaba de notar en ningún momento. Hoy día, con los materiales blandos desechables, las lentes de contacto pasan desapercibidas, pues se sitúan flotando en nuestra lágrima. Os aseguro que tras usarlas unos días os olvidaréis de llevarlas puestas.

-         Las lentillas empeoran mi salud ocular: Siguiendo los consejos de los profesionales de la visión respecto al uso y reemplazo de las lentes de contacto, éstas no van a afectar a nuestra salud visual lo más mínimo. Por supuesto, si hacemos un uso inadecuado de ellas nos podrán generar problemas. Es algo similar a la conducción: si respetamos las normas circulatorias no tenemos porqué tener miedo de ser multados, ¿verdad?

-         La visión es peor que con gafas: Este es un mito típico de las personas que no conocen a ningún usuario de lentillas. En general, la visión con lentillas es mejor que con gafas y otorga una visión más natural al estar la graduación más pegada al ojo.

-         El mantenimiento de las lentillas es muy costoso: Actualmente, con las lentillas desechables, los sistemas de limpieza se han simplificado notablemente. Las diarias de usar y tirar no necesitan mantenimiento alguno, mientras que los reemplazos quincenales, mensuales e incluso trimestrales suelen necesitar tan sólo una solución única.

-         Son mucho más caras que las gafas: Sin duda son una opción que al paciente le costará algo más de dinero, pero en este caso debemos valorar las ventajas que nos aportan. Por ejemplo, gracias a ellas podemos utilizar cualquier gafa de sol, un producto que se encuentra muy limitado si queremos graduarlo. Igualmente, son una muy buena opción para días de lluvia o de playa, evitando las incomodidades aparejadas al uso de gafas graduadas. Y, en general, la idea de precio de los pacientes se encuentra muy equivocada, pues hoy día existen precios que se adaptan a todo tipo de bolsillos.

Una vez animados los potenciales usuarios de lentillas vamos a ocuparnos de aquellos que decidieron abandonar su uso prematuramente.

A continuación vamos a repasar las causas más frecuentes de abandono de las lentes de contacto y dar unas breves soluciones al respecto:

-         Incomodidad en el porte de las lentes de contacto: Según el estudio de campo realizado en 2011, un 23,2% de personas dejaron de utilizar lentillas debido a causas relacionadas con incomodidad. A ello podemos sumar otro 10% que manifestó que sus lentes de contacto eran molestas.

o   La incomodidad con lentes de contacto viene provocada por una mala adaptación de éstas a los parámetros oculares de cada paciente. Por tanto, puede ser resuelta por medio de una revisión y modificación de la adaptación de las lentes de contacto.
o   Aunque en la actualidad la mayoría de lentes de contacto adaptadas en España son del tipo desechable (con unos parámetros estandarizados), aún tenemos muchas posibilidades, entre los distintos fabricantes, para encontrar la lente de contacto adecuada a cada usuario. Además de poder variar la geometría (radios de curvatura y diámetros), también podemos tener en cuenta factores como la hidratación, el DK, el tipo de material o las soluciones de mantenimiento.
o   En definitiva, proveer al paciente de unas lentes de contacto cómodas es responsabilidad del profesional de la visión que las adapta. E igual que todos  usamos camisetas y no nos las fabrican a medida, todos podemos utilizar unas lentes de contacto que se adapten a nuestros ojos.

-         Generación de problemas: Un 17,9% de personas que dejaron de usar lentes de contacto manifestaron que fue debido a que éstas le generaron algún tipo de problema.

o   De forma general, los problemas asociados a las lentes de contacto vienen provocados por un uso erróneo de éstas. Y estos malos hábitos pueden ser percibidos por los profesionales de la visión en las revisiones.
o   Por ello es necesario que ante la reposición de los packs de lentes de contacto preguntemos a nuestros pacientes sobre la comodidad de sus lentes y sobre sus hábitos de uso y limpieza. Teniendo en cuenta la máxima del doctor más famoso de la televisión, el Dr. House (“Todos los pacientes mienten”) podremos descubrir, según las contestaciones, si existe algún problema potencial en el uso de las lentes de contacto que pueda generar o esté ya provocando problemas oculares.
o   Además de ello, la revisión de las lentes de contacto por medio de un examen con lámpara de hendidura nos otorgará una visión global del porte de lentillas por parte de nuestros pacientes.
o   Debemos tener en cuenta que si sumamos los valores de las dos primeras causas de abandono suman un 51,1% de los abandonos totales. Y en ambos casos una revisión periódica de la adaptación y una readaptación, si fuera necesaria, lograrían solucionar estos problemas.

-         Operación ocular: Un 22,3% de los abandonos de lentillas fueron provocados por la operación ocular. En principio no se suele tener en cuenta este dato por los optometristas, pues consideran que nada se puede hacer ante una persona que desea operarse de la vista. Ahora bien, debemos preguntarnos ¿porqué una persona decide arriesgarse con una operación cuando el uso de lentes de contacto le otorga los mismos resultados? En muchos casos librarse de la dependencia de gafas y lentes de contacto suele ser la razón habitual que les hacen optar por la operación. No obstante, en muchos casos esos pacientes se someten al láser por el simple hecho de no poder utilizar sus lentes de contacto cómodamente y no querer ser “esclavos” de sus gafas. Son en esos casos en los que deberíamos incidir y tratar de dar una solución antes de enviarles a una operación que no tiene marcha atrás.

-         Difícil manipulación: Aprender a poner y quitar lentes de contacto es el primer paso en cualquier adaptación. Es muy importante que cada paciente aprenda a manejar sus lentes de contacto independientemente, por lo que es una labor primordial del profesional tener la paciencia suficiente como para adoctrinar correctamente a sus pacientes. Aunque es una tarea tediosa y aburrida para el profesional, sus beneficios repercuten directamente en una menor tasa de abandonos. Y para todos aquellos que tienen miedo a tocarse el ojo o se creen incapaces de realizar tal tarea decirles que aún no he visto nadie tan torpe como yo. Si yo logré ponerme lentes de contacto todo el mundo es capaz. Os lo puedo asegurar, el truco es la práctica (y unos consejos básicos del adaptador, claro). Nada más.
 
Poder ponerse lentillas es sólo una cuestión de práctica
-         Sequedad: Dentro de las incomodidades que pueden provocar las lentes de contacto, la sequedad es una de las más acusadas. Los ambientes de trabajo cargados, el trabajo delante de una pantalla de ordenador, las calefacciones en invierno o los aires acondicionados en verano son las principales causas que provocan sequedad. En muchos casos, el uso de lágrima artificial suele dar muy buenos resultados aunque debe ser prescrita por un profesional.

-         Ojo rojo: Otro problema que suelen manifestar los pacientes es el enrojecimiento de ojos. Aunque puede deberse a muchas causas, este síntoma nos suele mostrar la deficiente “respiración” de nuestro ojo, por lo que, en principio, no es algo malo. El uso de lágrima artificial y reducir el número de horas de porte de las lentes de contacto suelen ser las dos soluciones más eficaces ante síntomas de enrojecimiento leves. No obstante, es necesaria la valoración de un profesional de la visión para descartar otros problemas subyacentes.

-         Reemplazo: Hoy día la mayoría de lentes de contacto adaptadas en España son el tipo desechable. En el año 2013 un 55% de las adaptaciones fueron de lentes de Hidrogel de Silicona, cuyos reemplazos varían entre quincenales y mensuales. Por su parte, respecto a las diarias de usar y tirar, llegamos a un 25%, siendo su tendencia alcista desde los últimos años. La facilidad de limpieza y la higiene suelen ser los motivos principales de elección de este tipo de lentes desechables. Y según la actividad que vayamos a darle deberemos elegir el más apropiado a nuestras necesidades.

-         Visión: Obtener una buena visión con lentes de contacto es una de las demandas más importantes de los pacientes usuarios de lentes de contacto. En los casos de miopías, la mayor amplitud de campo suele ser una mejora tan grande respecto a las gafas que los pacientes quedan muy satisfechos con su uso. No obstante, en estos casos, es necesario advertir cierta necesidad de adaptación para cerca, pues llevar la graduación más pegada al ojo nos obliga a un esfuerzo acomodativo algo mayor que con las gafas. En caso de hipermetropías, la mejora de visión no suele ser tan evidente, aunque los resultados siguen siendo positivos. Algunos problemas de visión podremos tener con ciertos astigmatismos, aunque en el mercado existen lentes de contacto variadas para poder ofrecer la solución más personalizada.

-         Coste de las lentes de contacto: El coste de unas lentes de contacto es mayor que el de unas gafas, pero también lo es el de nuestro coche respecto a la bicicleta y no optamos por ir pedaleando a todos lados. La cuestión es saber valorar lo que nos ofrecen las lentes de contacto y considerarlas una solución alternativa y combinada a las gafas. Además, actualmente existe una gran gama de precios que se amoldan a todos los bolsillos.

Espero que tras leer este artículo nadie tenga dudas respecto al uso de las lentes de contacto. Son cómodas, seguras y un complemento ideal a nuestras gafas. Y ante cualquier posible problema existen diversas soluciones con las que podemos probar. Por tanto, si no utilizas lentes de contacto anímate a probarlas. Y si eres uno de esos que se incluyen entre los que abandonaron su uso te recomiendo que vuelvas a tu óptica y preguntes por una solución personalizada para tu caso.



Si queréis profundizar un poco más sobre los datos de las lentes de contacto en España os dejo los siguientes enlaces que utilicé para preparar este artículo:








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...