domingo, 23 de octubre de 2016

No encuentro un sitio donde poder relajarme (III): Burgo de Osma



En un artículo anterior sobre San Esteban de Gormaz nos quedó pendiente hablar de El Burgo De Osma, un pueblo encantador situado a tan sólo 12 kilómetros del anterior. Su visita es muy recomendable y se puede alargar todo lo que deseéis.

Yo visité esta localidad de pasada un domingo por la mañana, pero os voy a dar algunos motivos para pasar todo un fin de semana relajado por aquellas tierras. ¿Os apetece?


El Burgo de Osma es el típico pueblo a una catedral pegado. Su evolución y crecimiento dependió enteramente de la importancia de la comunidad religiosa, aunque ello no nos debe ocultar sus orígenes remotos.

Éstos se encuentran perfectamente ejemplarizados en las ruinas arqueológicas de Uxama, localizadas a las afueras de la localidad y visitables libremente. Si llegáis por carretera desde San Esteban de Gormaz os encontraréis el desvío justo antes de entrar en el municipio.

El yacimiento de Uxama Argaela se asienta en el cerro de Castro y se ubica en el lugar donde se asentó una importante ciudad celtibérica. Conocemos la participación de esta ciudad en las Guerras Celtibéricas (153-133 a.C.) y su apoyo a Sertorio le supuso la destrucción por parte e Pompeyo en el año 72 a.C. Luego, como urbe romanizada, fue una importante parada (mansión) en el camino que unía Caesaraugusta (Zaragoza) con Asturica (Astorga). Su importancia se mantuvo luego en época visigoda, reflejándose en la asistencia de sus obispos a los Concilios de Toledo desde el año 597. La llegada de los musulmanes supondría el abandono de la ciudad hasta el año 912, momento de la repoblación cristiana.

Estas ruinas son una de las tres que podemos visitar en la provincia de Soria, junto a Tiermes y Numancia. Y en mi opinión es la de menor categoría de las tres. De la ciudad celtibérica no nos ha quedado nada, siendo todos los restos arqueológicos pertenecientes a la urbe romana. Ésta tuvo su época de esplendor a lo largo del siglo I d.C., momento en el cual se acometieron las mayores reformas.

Las partes más importantes de este yacimiento son el foro y la casa de Los Plintos. El foro, plaza principal de la ciudad, ocupaba una plataforma elevada. Los grandes desniveles con los que contaba la ciudad obligaron a los ingenieros romanos a realizar numerosos aterrazamientos para intentar acoplar su sistema viario reticular a la escarpada configuración del terreno existente.

Por su parte, la única vivienda romana que podemos visitar es la llamada casa de Los Plintos (esta palabra se refiere a los apoyos de piedra para los pilares del pórtico de la calle). Se trata de una vivienda de grandes dimensiones, con 950 m² y más de 20 habitaciones. Entre sus particularidades destaca la existencia de una bodega o sótano excavado en la roca y la presencia de una cisterna propia en un atrio porticado. Su importancia también radica en los restos de ajuar doméstico que proporcionaron las excavaciones.

Casa de los Plinots (Ruinas de Uxama)


Por último, también podemos ver una gran cisterna de planta circular, parte de un acueducto subterráneo que traía agua desde el río Ucero (a 18 Km de distancia) y una atalaya, ésta de época islámica, desde donde podemos obtener una vista impresionante de la ciudad moderna y de sus alrededores. La atalaya nos recuerda que ésta fue una zona de frontera entre cristianos y musulmanes. Su función como torre atalaya formaba parte de un conjunto de torres similares que controlaban toda la línea del río Duero.

En mi opinión, si no os gusta mucho ver “piedras”, este yacimiento podréis entenderlo mucho mejor si visitáis el Aula Arqueológica. Aunque existe una en el inicio del mismo yacimiento, la verdaderamente interesante es la que se ubica en la primera planta del Antiguo Hospital de San Agustín. Aquí podréis complementar y entender la importancia de Uxama mediante paneles explicativos, audiovisuales, maquetas y reproducciones, por lo que para muchos le resultará más agradable que andar entre unas ruinas echando mano de su imaginación.

Reproducción vivienda romana en el Aula Arqueológica


En este hospital se ubica la oficina de información turística, la cual se encuentra en una capilla barroca decorada con un bello retablo. En este original lugar podréis recoger mapas e información sobre horarios, por lo que es un buen punto de partida. El edificio en sí es de planta cuadrada con un enorme patio central. Lo mejor es su fachada exterior con dos torres que os recordarán las típicas construcciones de la Casa de Austria.

El Antiguo Hospital se encuentra en la plaza del Ayuntamiento, el edificio que se levanta justo enfrente del anterior. Si subimos la calle hacia arriba nos toparemos, tras caminar unos pasos a la derecha, con la Universidad de Santa Catalina. Destacar su portada de tipo plateresco con la escultura de Santa Catalina en una hornacina flanqueada por dos escudos que aluden al obispo Pedro Alvarez D'Acosta, promotor de la construcción. Este noble personaje creía descender de esta santa, razón por la cual el edificio se erigió en honor a ella. Hoy día ha perdido su antigua función educativa yfunciona como un importante hotel termal. Esto no debe intimidarnos para poder entrar y admirar su precioso claustro renacentista de dos pisos y monumental escalinata, hoy aprovechado como zona de comedor.

El principal atractivo de esta localidad es caminar relajadamente por su casco histórico y, en concreto, por su Calle Mayor, la cual surca transversalmente la ciudad, conectando la Universidad con la Catedral. Es una calle con gran encanto, pues posee numerosas viviendas con soportales, a cada cual más interesante. Todos los comercios principales se ubican aquí, por lo que resulta ser la zona más animada y turística.



La Catedral es el monumento estrella de esta localidad. Los horarios de visita son de martes a domingo de 10:30 a 13:00 y de 16:00 a 18:00 h. Se ubica en una plaza de irregular forma, alargada, con originales casas porticadas, una bella fuente y la salida hacia la puerta de la muralla.

Aunque en su exterior podemos identificar elementos góticos principalmente, el origen de este templo es románico. Poco queda de esta inicial construcción, aunque podemos rastrearla en el claustro, en concreto en el pórtico de la antigua sala capitular, con una muestra de maravillosa decoración escultórica en los capiteles. Su interior sólo es visitable con visita guiada, aunque a través de las ventanas podremos admirar una auténtica joya de arte funerario, el sepulcro de San Pedro de Osma. Fue realizado en piedra caliza, tallada y luego policromada. En los relieves podremos apreciar la vida y milagros de este personaje, restaurador e la diócesis tras la reconquista cristiana.

El edificio actual fue levantado desde el siglo XIII en estilo gótico, siguiendo el estilo imperante cisterciense. Aunque el paso de los años, como es lógico, supuso ciertas alteraciones en este edificio, mezclándose sucesivos estilos arquitectónicos. Por ejemplo, una impresionante escalera (que recuerda a la de la Catedral de Burgos) se construyó en época renacentista en el lado norte del crucero, así como la capilla de Santiago. De época barroca data la impresionante torre realizada por el arquitecto José de la Calle en el siglo XVIII. Sus 72 metros de altura ofrecen una vista impresionante y la ha convertido en un símbolo de la ciudad.

Catedral de Burgo de Osma


La entrada para visitar la Catedral se realiza por una pequeña puerta que nos llevará al claustro, edificado en estilo gótico flamígero. Nuestra visita comenzará descubriendo los objetos que atesora este edificio, destacando principalmente sus esculturas (varias románicas) y sus enormes cantorales. Junto a la antigua sala capitular se expone el Códice Beato románico de 1086, una recopilación de los Comentarios al Apocalipsis de Beato de Liébana.

Cuando entremos al templo propiamente dicho notaremos una extraña sensación. Se trata de un templo gótico, por lo que encontraremos grandes alturas, bóvedas de crucería y vidrieras. Pero acostumbrado a ver grandes catedrales góticas, como Toledo o Burgos, la de El Burgo de Osma me pareció pequeña. Y ese contraste, entre la magnitud que expresa el gótico y las reducidas dimensiones que posee la catedral, es algo destacable e incómodo.

Podría explicaros pormenorizadamente las diferentes capillas existentes pero para ello tenéis un folleto que os entregarán al sacar la entrada. Tan sólo recomendaros no perderos la escalera del lado norte del crucero (justo a la izquierda por donde entráis), el retablo de la capilla mayor, obra de Juan de Juni y Juan Picardo y dedicado a la vida de la Virgen María, la capilla de San Agustín, con un sepulcro gótico de un eclesiástico de la familia Montoya, o la capilla del Venerable Palafox (en el centro de la girola), con unos interesantes frescos en su bóveda que datan de la época de Carlos III.

Tras terminar la visita en la Catedral os recomiendo salir de la ciudad por la puerta que os lleva hasta el único tramo de muralla que aún se conserva. Actualmente se ha acondicionado la zona como un parque y resulta muy agradable pasear junto al río relajadamente.

En este enlace podéis descargaros un plano de El Burgo de Osma. http://www.burgodeosma.com/pdfs/64_123456.pdf

Si decidís pasar todo un fin de semana en esta localidad puede que la visita turística se os quede corta con todo lo dicho anteriormente. No debéis preocuparos, pues desde esta localidad tenéis numerosos lugares a donde acercaros en un radio de escasos 30 Km.

Uno de los más frecuentados es el Parque Natural Cañón del río Lobos, pues este río ha formado una espectacular garganta horadando durante siglos la roca que se interponía en su cauce. Su principal interés radica en ser el hábitat natural de los buitres leonados, aunque también podremos ver halcones o águilas reales. Se pueden realizar diferentes recorridos, todos ellos perfectamente señalizados, aunque uno de los lugares mágicos del lugar es llegar hasta la ermita templaria de San Bartolomé (siglo XII), pues el enclave aúna naturaleza y arquitectura en una conjunción realmente evocadora. Para que el trayecto no sea muy largo os recomiendo comenzar vuestro recorrido por la localidad de Ucero. Además, desde aquí podréis también descubrir la cueva de La Galiana, visitable interiormente con guía y de interés por sus numerosas estalactitas.
Aquí podéis encontrar más información sobre este parque. Y aquí tenéis un mapa del lugar. Y ya que os habéis acercado hasta aquí no dejéis pasar la ocasión de visitar un rato la localidad de Ucero, famosa por su castillo templario y su entramado urbanístico medieval.

Ermita de San Bartolomé en el Parque Natural CAñón del Río Lobos


Si lo vuestro es la historia y el arte debéis visitar las localidades de Gormaz y Caracena. La primera posee un imponente castillo de época califal (siglo X) que fue el más grande e imponente de su época. Ejemplo de las luchas de frontera, entre sus alargados muros eran capaces de cobijarse grandes ejércitos. Aquí tenéis toda la información necesaria sobre el lugar.

Caracena, por su parte, es una pequeña localidad que apenas tiene habitantes (menos de una decena). No obstante, su legado cultural es realmente importante y su notoriedad en la antigüedad está plasmada en la columna de su plaza (denominada rollo). Simplemente entrar en este lugar nos transporta directamente a tiempos medievales. Sus dos iglesias románicas tienen bonitas peculiaridades: de la de Santa María destaca su torreón defensivo o la talla de sus capiteles; de la de San Pedro destaca su maravillosa galería porticada, en cuya entrada aparecen un par de fustes retorcidos que nos recuerdan a Silos. Caracena tiene también un castillo en lo alto de uno de los precipicios que existen en este lugar y un guía turístico muy especial, Santiago Pacheco, dueño del único bar y poseedor de las llaves con las que abrir las iglesias.

Sin duda, este destino de fin de semana os agradará enormemente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...