domingo, 21 de abril de 2019

Opciones para la protección a la luz azul dañina


En anteriores ocasiones os he comentado aspectos de la luz azul dañina y de las mejores formas de protección para el ojo (aquí).

En el siguiente post vamos a recordar un poco algunos conceptos básicos y a mostrar las soluciones que ofrece el fabricante Essilor para la protección ante esta luz azul dañina, pues se trata del primer fabricante de lentes que ha incorporado a toda su tarifa una protección efectiva ante esta luz azul.

¿Os interesa el tema?


¿Qué es la luz azul-violeta dañina?

En el espectro electromagnético podemos diferenciar una parte de luz que tiene efectos nocivos para nuestra salud (no solamente ocular) y otra parte beneficiosa. En la siguiente imagen podéis ver simplificadas las distintas partes.

Por un lado, está la famosa luz ultravioleta (luz UV), que se encuentra en la parte invisible del espectro electromagnético. Se encuentra en el rango entre 100-380nm y, al ser invisible, nuestro ojo no es capaz de protegerse de una sobreexposición al no tener medios de detectar ese daño. Una consecuencia de ello son las típicas fotoqueratitis de la nieve, un daño agudo por exposición intensa a los rayos UV. Otra, que demuestra el daño de este tipo de luz en nuestros ojos por el efecto acumulativo, es la aparición del pterigium o de cataratas tempranas, asociadas a la exposición crónica a los rayos UV-B (280-315nm). Más problemática, por falta de estudios, es la asociación de daño retiniano por luz UV, puesto que apenas llega este tipo de luz a la retina. Para más información sobre el daño de la luz UV podéis consultar este artículo del blog (Las gafas de sol no nos protegen de nada).

Dentro de la luz visible, la parte del espectro más cercana a la luz UV podemos dividirla en dos partes bien diferenciadas.

Primero vamos a encontrarnos con la luz azul-violeta (415-455nm), un tipo de luz dañina que provoca envejecimiento de nuestras células retinianas por exposición crónica. En una persona adulta la cantidad de esta luz que alcanza retina es de un 3%, disminuyendo posteriormente en la vejez por la opacidad de los medios oculares. Por tanto, el mejor momento para protegerse del estrés oxidativo que produce esta luz es tanto en la niñez como en la edad adulta.

A continuación, nos encontramos con la luz azul-turquesa (460-500nm), un tipo de luz que es beneficiosa a corto plazo en nuestro día a día: es la encargada de regular la constricción pupilar y nuestro reloj biológico (informando a nuestro cerebro del momento de producir melatonina). Por ello, por la noche, debemos dejar de utilizar pantallas dos horas antes de dormir, pues la presencia de esta luz en los dispositivos electrónicos actuales puede generar alteraciones del sueño.

En la siguiente imagen podemos ver un resumen de los daños de las diferentes partes del espectro electromagnético.



Por tanto, es necesario un filtro que nos proteja de una parte de la luz azul y deje pasar sin problemas la parte beneficiosa de la misma.

¿Qué opciones tenemos para protegernos de esta luz azul-violeta dañina?

Essilor, fabricante puntero internacional en el diseño y fabricación de lentes oftálmicas tiene en su tarifa múltiples opciones para la protección ante la luz azul-violeta. Y su apuesta por este tipo de protección ocular demuestra el interés creciente del sector por, además de compensar errores visuales, ofrecer a los pacientes medidas de protección ocular que ayuden a una buena salud visual.

A continuación, vamos a describir someramente las cuatro principales soluciones que tienen Essilor para la protección de la luz azul-violeta:

  • ·        Eye Protect System
  • ·        Tratamiento Crizal Prevencia
  • ·        Blue UV Capture
  • ·        Tratamiento Transitions


¿Qué es Eye Protect System (EPS)?

En el blog ya dediqué un artículo monográfico a este material en el momento de su lanzamiento (aquí), por lo que ahora realizaré un pequeño repaso recordatorio.

Se trata de un material que absorbe la luz azul-violeta dañina por medio de absorción; es decir, Essilor añade unas capas de este material en ambas caras de la lente que son las encargadas de absorber esa banda concreta del espectro electromagnético.

Su estética es inmejorable, pues además de reducir la luz azul, tiene un absorbente del amarillo (color complementario del azul-violeta), por lo que se neutraliza ese tono residual de la lente y proporciona la mayor transparencia.

En los casos de personas que desean una protección y necesitan tener una alta precisión en los colores (diseñadores gráficos, fotógrafos…) esta es la mejor solución, pues apenas altera la percepción de los colores (recordemos que estamos filtrando parte de la luz visible). Por tanto, esa sensación de variación de los blancos que existe en otros filtros a la luz azul-violeta aquí prácticamente desaparece.

Al ser una capa que se coloca sobre la lente el efecto estético es el mismo en lentes de diferentes graduaciones (anisometropías fuertes), razón por la cual es la mejor elección en estos casos concretos.

Este material filtra el 20% de la luz azul-violeta, con lo que consigue, según estudios de Essilor, una reducción de la muerte celular en un 25%.

Este material está presente en las lentes de alta gama de la tarifa de Essilor, como por ejemplo sus progresivos Varilux X o su lente para la vida digital Eyezen.

Si además le añadimos el tratamiento Crizal tendremos una protección total ante la luz UV. Este tratamiento antirreflejo de Essilor protege tanto la luz que nos llega frontalmente como por la parte interior de la lente, eliminando el reflejo de la luz UV.


¿Qué es el Tratamiento Crizal Prevencia?

Se trata de un filtro que funciona por reflexión de las longitudes de onda dañinas para el ojo.

Su aspecto exterior es morado y tiene una ligera alteración de los blancos hacia un leve tono amarillento. Aunque no es algo muy perceptible (salvo si comparamos sobre fondo blanco), para ciertas profesiones puede resultar un hándicap su utilización.

Se puede aplicar a cualquier lente, absorbiendo un 20% la luz azul-violeta. Ahora bien, si lo aplicamos al material EPS la protección total aumenta al combinar ambas soluciones. En este caso la lente filtra un 35% de luz azul-violeta, aumentando nuestra protección de las células retinianas y convirtiéndose en la solución con mayor protección. Al conjunto de EPS y Crizal Prevencia se le denomina Prevencia+.

¿Qué es Blue UV Capture?

Este tratamiento que se ha comenzado a distribuir en España en el mes de abril de 2019 es similar al EPS. Se trata de un filtro por absorción, aunque la diferencia estriba en estar situado en la misma masa de la lente. Mientras que EPS era una capa, aquí las partículas están en el interior de la lente.

La principal desventaja de ello es en el caso de las anisometropías, pues se verán lentes con diferente coloración si hay mucha diferencia de graduación.

Al igual que el tratamiento Prevencia, altera un poco la visión de los colores, especialmente los blancos. Aunque en este caso la estética es mucho mejor, consiguiéndose lentes bastante transparentes.

Su protección de filtrado es similar a los casos anteriores: un 20% luz azul-violeta.

Al igual que con el EPS, se puede combinar con el tratamiento Crizal Prevencia para aumentar la protección ocular.

La opción de incluir este tratamiento estará disponible en todas las lentes que no lleven de serie EPS, logrando llegar a los presupuestos más ajustados (lentes de stock principalmente).

En la siguiente imagen podéis ver las diferencias entre EPS y Blue UV Capture. La razón de no incluir la prevención se debe a la falta aún de estudios que demuestren la reducción de muerte retiniana en esta lente.



Como podéis comprobar, se trata de una solución similar para un público que no puede costearse el material EPS.

¿Qué es el tratamiento Transitions?

El tratamiento Transitions es lo que se conoce como el tratamiento fotocromático. Una suerte de tratamiento que provoca el oscurecimiento de las lentes según la cantidad de luz incidente.

Por tanto, con este tratamiento vamos a tener una protección dinámica ante el exceso de luz solar, lo que redunda en un mayor confort visual y, también, en una mejor protección ocular.

Este tratamiento, al igual que los anteriores, también nos protege de la luz azul-violeta. Y lo hace por medio de los cromóforos (partículas que activan el oscurecimiento) integrantes de este sistema de fotocromático.

Existen dos tipos de fotocromáticos:

El fotocromático Signature VII, que se oscurece con la luz UV exterior. Por esta razón son totalmente transparentes en interiores.

El fotocromático XTRActive, que se oscurece tanto con la luz UV como con la luz azul-violeta. Por esta razón filtra más cantidad de luz azul nociva, aunque a costa de tener cierto color residual en interiores (10%). La ventaja de este tratamiento es que, al ya partir de cierta coloración, la sensación en el interior del automóvil es de un oscurecimiento mayor. Tenéis más información sobre este tratamiento en este artículo (aquí).

En la siguiente imagen tenéis un ejemplo de la diferente protección de ambos lentes.



¿Qué otras ventajas ofrecen los filtros a la luz azul-violeta?

Además de la protección ocular, estos filtros son beneficiosos para nuestros ojos por otra serie de razones relacionadas con la calidad visual. Vamos a enumerar las más importantes:

Previenen la fatiga y el estrés visual: El componente azul de la luz que impacta en nuestra retina es la responsable de cierto desenfoque en la imagen, lo que obliga a nuestro cristalino a continuos movimientos de micro-enfoque, lo que se conoce como reajuste acomodativo constante. Esta acción, continuada en el tiempo durante una jornada de trabajo delante de una pantalla, provoca molestias de fatiga visual. Al eliminar parte de la luz azul molesta, nuestro sistema visual es capaz de trabajar mucho más relajado, al liberar a la acomodación de ese esfuerzo, lo que influye, a la larga, en un mejor confort general.

Reducen el brillo para una visión más cómoda y relajada: Cuando te colocas estas lentes notas de inmediato como la intensidad luminosa baja de golpe. Sólo con ello se logra un mayor descanso y confort visual. Es cierto que podemos bajar el brillo de todos nuestros dispositivos pero, ¿lo hacemos realmente? ¿También podemos hacerlo en nuestro trabajo? ¿Con todo tipo de luces?

Aumentan la percepción del contraste ofreciendo una visión más natural del color: Junto a la bajada de brillo, este tratamiento ofrece un aumento considerable del contraste, lo que nos hace ver todas las cosas mucho más nítidas y los colores más naturales. ¿Acaso no habéis visto a los tiradores utilizar un filtro amarillo para enfocar mejor? La base es la misma, eliminando parte del componente azul de la luz, nuestro ojo enfoca mucho mejor.

Minimizan el Estrés Visual Digital: Este síndrome afecta a todas aquellas personas que trabajan diariamente con ordenadores y los síntomas más frecuentes son la fatiga ocular, dolores musculares (principalmente cuello y espalda), la irritación y enrojecimiento de los ojos, sensibilidad acusada a la luminosidad y miopías transitorias que terminan consolidándose en el sistema visual del paciente. Gracias a la filtración de parte de la luz azul se consigue mejorar gran parte de estos problemas, combinándolo con medidas ergonómicas, tales como descansar la vista cada 20 minutos de trabajo prolongado o mantener unas correctas distancias de lectura e iluminación. Personalmente, el fin del enrojecimiento ocular es algo que he notado palpablemente tras utilizar estos filtros, lo que me convence que no estoy sufriendo un efecto placebo (aún no puedo controlar a voluntad el enrojecimiento conjuntival).

Espero que con este post os quedara claro la importancia de protegerse de la luz azul-violeta, de utilizar esta clase de filtros en nuestra vida diaria y las diferentes opciones existentes en el mercado para ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...