domingo, 7 de diciembre de 2014

Estas Navidades no quiero ver el típico Belén

La llegada de la Navidad es un momento muy especial para todos y, mucho más, para los niños. La proximidad de Papa Noel y los Reyes Magos hace que los más pequeños vivan estas fechas con gran ilusión. Y los adultos, en parte, nos contagiamos de esa ilusión, haciendo que en estos momentos veamos las cosas bajo el prisma de la felicidad.

Contribuye a esta sensación la decoración navideña que inunda las calles. Siempre nos quejamos del gasto en luces navideñas o decoraciones urbanas, pero, en el fondo, nos agrada que cada año se vuelvan a sacar a la calle. Son tradiciones que suman y nos sacan de la monotonía. Planificadas con mesura son una parte importante de estas fiestas.

Entre todas ellas destacan los belenes o nacimientos, los cuales son cada vez más grandes y cuidados. Existe en la Comunidad de Madrid un Belén monumental que cada año gana más visitantes.

¿Queréis descubrirlo?


El Belén monumental de San Lorenzo de El Escorial comenzó a realizarse en el año 1996, por lo que este año cumple su XVIII edición. Desde aquel entonces ha ganado tanto en magnitud como en calidad, pues cada año se mejoran las piezas expuestas y se amplia su número.

El año pasado contó con más de 500 piezas y se extendía por una superficie total de 5000 metros cuadrados, cuyo centro neurálgico es la Plaza del Ayuntamiento y las calles adyacentes.



En la preparación del Belén trabajan más de 40 voluntarios desde octubre, reparando las piezas de los daños sufridos por estar a la intemperie y elaborando nuevas composiciones.

Una de las particularidades de este Belén es que no solo encontraremos las escenas típicas del Portal o de los Reyes Magos. También se incluyen oficios y tradiciones, por lo que sorprenderá a más de uno el detalle logrado.

Las piezas son de tamaño natural y están fabricadas en cartón-piedra, madera y fibra de vidrio. Las figuras de los pastores, soldados, pajes y reyes están cubiertas de ropajes verdaderos, con telas donadas por los vecinos de la localidad. Los edificios están realizados en cartón y madera, logrando un gran detalle, al igual que se logra en la representación de los animales. Los más pequeños disfrutarán un montón reconociendo cabras, ovejas, elefantes y camellos.

Sin duda los niños son los que más disfrutan de este Belén monumental, aunque los adultos también lo pasaremos bien (siempre que nos guste la Navidad, claro).

Este evento está cobrando cada vez más popularidad, por lo que si deseamos verlo sin demasiadas aglomeraciones deberíamos evitar fechas señaladas. El año pasado se batió el record de inauguración, adelantándose al día 15 de diciembre. Y se mantiene expuesto hasta el día 5 de enero.

La visita anual a este Belén se ha convertido, poco a poco, en una tradición entre los madrileños y habitantes de los alrededores. Y mucha culpa de ello la tienen los organizadores, quienes cada año mantienen en secreto la ubicación final del Portal de Belén, la cual es distinta cada año.



Recomiendo visitarlo por la tarde, para apreciar tanto las vistas diurnas como nocturnas, pues con las luces encendidas las figuras adquieren un ambiente de embrujo notable.

Y, para completar la visita a este maravilloso municipio no podemos dejar de visitar el famoso e interesante Monasterio de El Escorial. Lo habremos fotografiado como fondo de algunas de las fotos de las escenas del Belén. Sin duda, su exterior, sobrio en formas, tiene una belleza muy característica. Pero lo mejor está dentro, con sus enormes salas llenas de obras de arte, la basílica o el Panteón Real.

Los horarios de visita al Monasterio de El Escorial son los siguientes:

Invierno (de octubre a marzo): de martes a domingo de 10:00 h a 18:00 h.

Verano (de abril a septiembre): de martes a domingo de 10:00 h a 20:00 h.

El precio de la entrada son 10 la tarifa básica y 5 la reducida, incluyendo la visita de las siguientes salas: Museo Arquitectura y Pintura, Palacio de Felipe II, Panteones, Capitulares, Claustro, Iglesia Vieja, Basílica, Biblioteca, Aposentos de los Borbones (guiada), Casa del Príncipe D. Carlos (guiada), Casa del Infante D. Gabriel (guiada) y jardines

La visita es gratuita el día 18 de mayo (Día de los museos) y todos los miércoles y jueves de 15:00 h a 18:00 h en invierno y de 17:00 h a 20:00 h en verano.

En esta ocasión no os voy a “destripar” la visita a este monumento tan importante. En cambio, os voy a sorprender con algunos datos curiosos relativos a la visita. Con ellos en la mano os convertiréis en el “sabelotodo” del grupo:

-         Aunque en todos los lugares os dirán que el arquitecto de esta obra fue Juan de Herrera, lo cierto es que los primeros trazos de la obra los dio el arquitecto real Juan Bautista de Toledo. Toledo, entre 1561 y 1562, realizó la traza universal y luego, Herrera lo desarrolló, añadiendo trazas particulares al proyecto general.
-         Herrera fue ayudante de Toledo desde 1563 y ocupó su puesto al fallecer Toledo en 1567.
-         El monasterio tiene forma rectangular y con las salas dispuestas en una cuadrícula perfectamente planificada. Los lados mayores miden 206 metros y los menores 161 metros.
-         Pero la esencia de esta construcción es la figura geométrica del cubo. El monasterio es un cubo que, a su vez, contiene otros cubos.
-         El cubo era considerado por Herrera como una figura perfecta. En su Discurso sobre la Figura Cúbica se muestra obsesionado por el sentido mágico y cosmológico de esta figura geométrica, así como por la perfección que encerraba. Sus fuentes para tal consideración son tanto los pensamientos filosóficos de Ramón Llull como los matemáticos de Euclides.
-         El edificio es un lugar concebido para cumplir diferentes y diversas funciones, aunque todas las partes se relacionan entre sí y se complementan. Así, este edificio era templo, palacio, biblioteca, panteón, monasterio jerónimo, seminario, colegio y centro artístico.
-         El auténtico núcleo de toda la construcción es la iglesia, pues alrededor de ella giran el resto de las partes del monasterio. Es de planta central, cuadrada, con cúpula. Como curiosidad indicar que las obras terminaron el día 23 de junio de 1582, día de la incorporación oficial de Portugal a la corona de Castilla.
-         En la cabecera de las naves laterales de la Iglesia descubriréis dos altares-relicario llenos de multitud de reliquias. Aunque no todas son verdaderas, las que los expertos han catalogado como auténticas son más de trescientas. Felipe II, en una afición de auténtico coleccionista, llegó a reunir reliquias de todos los santos existentes excepto de tres: San José, San Juan Evangelista y Santiago el Mayor.
-         El convento, con sus claustros y salas capitulares se desarrolla en torno a un patio central ajardinado, símbolo del Paraíso. El templete octogonal dórico del centro simboliza la fuente de la vida. En las esquinas hay estatuas de los cuatro Evangelistas, con sus símbolos tetramorfos a sus pies.
-         La Biblioteca, imagen del templo de la Sabiduría, se ubica en un pabellón exento. Está separada de la iglesia por medio del Patio de los Reyes, con esculturas de seis grandes monarcas del Antiguo Testamento. Ellas hacen referencia al Templo de Jerusalén y presentan a Felipe II como un nuevo Salomón, un monarca sabio y piadoso.
-         De hecho, algunos historiadores como René Taylor relacionan la construcción del monasterio con la idea de reconstruir el destruido Templo de Salomón en Jerusalén, considerado un edificio ideal por atribuirse su diseño directamente a Dios. Felipe II, parece ser, trataba de identificarse con Salomón, tanto por su afición a la arquitectura (el rey revisó los planos del monasterio y se tuvieron en cuenta sus preferencias en muchos detalles) como por sus actitudes de rey sabio y prudente.
-         En la Biblioteca, de 55 metros de longitud, muchos de los tratados allí presentes versan sobre alquimia, magia y astrología. Pero no debemos pensar en un monarca intentando buscar la “piedra filosofal” o experimentando con aleaciones que le permitieran obtener oro de metales impuros. Al contrario, el interés del monarca por estos asuntos era el de mejorar su maltrecha salud.
-         En el Palacio podremos ver grabado en el suelo una meridiana solar con los signos del zodiaco. Felipe II consultó a varios expertos en el tema, quienes le realizaron diferentes horóscopos. El más famoso fue el realizado por Matías Haco.
-         El Panteón ocupa un lugar privilegiado, entre la Iglesia y la Sacristía, justo debajo del altar mayor. Puesto que se encuentra debajo de la clave de la bóveda de la Iglesia, símbolo de la bóveda celeste, el conjunto simboliza el nexo entre la muerte y el Santísimo.
-         La escalera de descenso al Panteón se bifurca en dos para diferenciar el enterramiento de los reyes, a la izquierda, y de las reinas. Aún en la muerte existe una separación jerárquica física.
-         Tras visitar el Panteón de los Infantes pasaremos por una pequeña sala sin decoración alguna. Su curiosidad reside en que si dos personas se colocan en ángulos opuestos pueden conversar entre ellos, sin gritar, perfectamente, mientras que las personas colocadas en medio no escuchan nada. La llaman la “sala de los secretos”.
-         Antes de descansar definitivamente en el Panteón Real, los restos de los difuntos pertenecientes a la familia real deben pasar, durante algo más de 25 años, en el Pudridero Real, cubiertos de cal. Este pequeño lugar, de tan sólo 16 metros cuadrados, es vigilado por los monjes agustinos desde 1885. Sólo ellos pueden pasar al interior.
-         Aunque las visitas suelen pasar por alto las salas de los sótanos dedicadas al Museo de Arquitectura, merece la pena detenerse en las vitrinas y admirar las maquetas y el instrumental utilizado para levantar este edificio. Gracias a las grúas que ideó el arquitecto Juan de Herrera pudo construirse el monasterio más fácilmente.
-         La última piedra del monasterio se colocó el día 13 de septiembre de 1584, en el Patio de los Reyes. La fecha no tendría mayor importancia si no fuera porque Felipe II murió el 13 de septiembre de 1598.

Por último, os dejo un plano donde aparecen las salas que podéis visitar y el itinerario que recorreréis.

Plano recorrido turístico Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial (pinchar para ampliar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...